10 errores habituales al aplicar las cremas faciales

Las cremas faciales pueden lograr darle a tu piel hidratación y nutrición, pero siempre y cuando la aplicación sea correcta. Hoy analizamos algunos de los errores más básicos para que los evites

cremas faciales

La piel del rostro es la más sensible al frío, al viento, y al exceso de calor. Por eso es habitual invertir una buena cantidad de dinero en comprar cremas faciales que ayuden a protegerla y a recuperarla de estas agresiones. Aunque en principio elegir una buena crema para el rostro puede parecer la solución idónea para presumir de una tez más bonita, hay otros factores que condicionan que haga o no efecto. De hecho, si la aplicas mal, aunque sea la crema más cara del mundo, no conseguirás buenos resultados. Precisamente sobre el precio cabe añadir que no siempre lo que más cuesta es lo mejor, y las soluciones naturales de cremas para el rostro pueden ser una óptima idea.

De nada sirven los cosméticos faciales, sean del tipo que sean si no se aplican correctamente. En ocasiones te dejas llevar por las malas costumbres y las prisas, y se aplican las cremas de cualquier manera sin tener en cuenta las reglas más elementales. Es por eso que hoy queremos mostrarte los errores más comunes que todas solemos cometer cuando se echan las cremas en la cara. Procura tenerlos en cuenta para evitarlos en la medida de lo posible y optimizar así los resultados cosméticos.

Errores comunes al aplicar las cremas faciales

Los cosméticos faciales han de ser aplicados en la piel bien limpia, en la cantidad justa y en las zonas específicas para las que han sido pensadas. De lo contrario, no solo puedes generar efectos no deseados sobre la piel, sino que también podrías encontrarte con que no consigues la hidratación, la nutrición y la disminución de arrugas que estabas buscando.

Aplicar la crema sin limpiar el rostro

Normalmente te desmaquillas por la noche, pero también debes hacerlo por la mañana.
Si quieres, haz la prueba y pasa un algodón con tónico por la mañana nada más levantarte y verás la suciedad acumulada en tu rostro durante la noche. Por eso, en la mañana cuando te eches tu crema de día o hidratante, acuérdate antes de limpiar el rostro.

Aplicar demasiado producto

Cantidad no significa calidad, por eso al echar demasiado producto sólo consigues taponar los poros y hacer que la piel brille. Aplicar mucho producto, no es conseguir mejores resultados.

Aplicar crema hidratante en el contorno de ojos

La piel alrededor de los ojos es muy fina por eso, si no se hidrata correctamente aparecerán las temidas patas de gallo. A partir de los 30 años, es imprescindible usar una crema específica de contorno de ojos para mantener esta zona de la cara bien hidratada.

Frotar demasiado fuerte la piel

Lo recomendable es realizar un suave masaje en el rostro desde dentro hacía afuera y en la zona del contorno de ojos al revés, es decir de fuera hacía dentro. Si frotamos demasiado fuerte lo que hacemos es desplazar los tejidos y la piel perderá elasticidad.

Elegir las cremas que nos recomiendan nuestras amigas.

Cada piel es distinta y la crema que le funciona a tu amiga quizá a ti no te vaya bien.
Lo mejor es que vayas probando hasta que encuentres la que mejor te siente.

Siempre solemos olvidarnos del cuello.

A medida que pasan los años, el cuello y el escote pierden elasticidad, así que es mejor que no te olvides del cuello cuando te eches tu crema.

Echar la crema un día si y tres no.

Normalmente por prisas, por cansancio dejamos de limpiar e hidratar nuestra piel.
Es recomendable que todos los días por la mañana y por la noche te apliques tus cremas para que la piel se conserve hidratada.

Abandonar el protector solar cuando se acaba el verano.

Los rayos solares son el principal factor de envejecimiento de la piel. Por eso es importante que la crema de día que compres tenga protector solar también en invierno.

Olvidarnos que los años pasan.

Cuando somos jóvenes nos olvidamos que con el paso del tiempo la piel se vuelve seca y áspera, por eso cuanto antes comiences a hidratarla y cuidarla mejor. A partir de los 30 debes empezar a usar cremas hidratantes, antiarrugas y de contorno de ojos.

Olvidarnos de los complementos de belleza.

La crema hidratante es importante pero existen los aceites faciales, los serum que te van a ayudar a incrementar los beneficios de las cremas diarias.

Y tú ¿cuántos errores sueles cometer al aplicar tus cremas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...