Aceites que te cuidan por dentro y te embellecen por fuera

Aunque no lo parezca son los mejores aliados para mantener una piel joven, tersa y suave. Estos aceites, argán, oliva y girasol, si se toman en pequeñas dosis no nos causan problemas de peso. Pero si muchos beneficios para la salud.

aceite

Son los conocidos aceites que ingerimos en nuestra dieta y nos cuidan por dentro, que nada tiene que ver con los aceites que nos cuidan por fuera. Aunque en el caso del aceite de argán, su principal propiedad para la piel es prevenir el envejecimiento, y lo podemos encontrar en distintos productos para la piel. Sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias son las responsables de mantener estable la barrera que protege la epidermis de irritaciones e infecciones. Combate el envejecimiento prematuro porque evita la proliferación de los radicales libres cuando nos exponemos a las radiaciones ultravioletas del sol, al estrés o a la contaminación ambiental.

Aunque tiene un sabor intenso, el aceite de argán es ligero y tiene un aroma agradable a frutos secos. Es perfecto para aliñar ensaladas de vegetales como el pimiento o el tomate, que son ricos en vitamina C. Esta proteína que vamos perdiendo con el paso de los años, es imprescindible para mantener la piel elástica y sin arrugas.

El aceite de oliva que no falta en nuestra cocina para elaborar ricos platos y no hay duda de que es el rey de la dieta mediterránea, se ha demostrado que su consumo tienen efectos beneficiosos para la salud, y la piel es uno de los órganos en los que mejor se aprecian. Contiene mucha cantidad de oleico, un ácido graso nonoinsaturado que forma parte de las membranas celulares, uno de los componentes precisamente de la epidermis. Aporta vitaminas A, hierro y calcio, por lo tanto todos estos nutrientes son imprescindibles para mantener una piel y cabello en perfecto estado.

Sin duda el aceite de oliva virgen es el más rico desde el punto de vista dietético, pues conserva intactas todas sus características. También es el que mejor resiste las altas temperaturas sin sufrir alteraciones y, además, evita que los alimentos fritos se empapen y se vuelvan demasiado grasientos. También para acogerte a todas sus propiedades, si tomas una cucharada sopera de aceite de oliva en ayunas te ayudará a eliminar toxinas y a depurarte.

El aceite de girasol tiene muchos nutrientes que nos ayuda a tener un cuerpo y piel hidratados. Todo se debe a la cantidad de ácidos grasos insaturados omega 6 que contiene, éstas son las encargadas de darle brillo y elasticidad a las células. Además contiene betacarotenos que son los encargados de mantener los pigmentos antioxidantes que favorecen el bronceado y protegen a la piel de los efectos nocivos del sol. Para potenciar las propiedades del aceite de girasol, lo mejor es combinarlo con sustancias que aportan propiedades beneficiosas, como la zanahoria y el huevo.

Imagen | azuaje

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...