Acné juvenil la clave es la limpieza

Las alteraciones hormonales producen el exceso de grasa, responsable de las espinillas, la obstrucción de los poros y la aparición de los granitos. Extremar la higiene de la piel es el primer paso para regular la excesiva segregación de grasas y eliminar las impurezas y resto de suciedad.

La rutina ideal es lavarte la cara dos veces al día con un limpiador exfoliante suave y, tras la limpieza, cierra los poros con un tónico antiimperfecciones, insistiendo en la ‘zona T’, de la cara.

Extiende un gel hidratante específico para pieles grasas y, de ser necesario, aplica sobre los granos un producto purificante de acción localizada. Los más eficaces son los que contienen ácido salicílico, azufre, aceite de árbol de té, caolín, etc. Una vez por semana, utiliza una mascarilla formulada con arcilla, para controlar el exceso de sebo y de brillos.

Utiliza únicamente productos ‘oil free’ no comedgénicos, ya que el uso de cosméticos o de maquillaje inadecuados ya que empeoran el estado de la piel.

Imagen | fareyd

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...