Beneficios de la soja (I)

beneficios-de-la-soja

La soja es una de las legumbres básicas en la dieta de los orientales y desde hace unos años se está imponiendo con fuerza en el mercado occidental debido a su riqueza en hidratos de carbono complejos, fibra dietética y proteínas vegetales -en concreto, su contenido en proteínas es casi equivalente al de origen animal: carne, leche y huevos-.

Además, están probados sus beneficios a la hora de reducir el colesterol, prevenir las enfermedades cardiovasculares y paliar los efectos secundarios de la menopausia. Incluso reconocen que es también una buena fuente de minerales como el magnesio y el hierro, y de vitaminas del grupo B, en concreto B1, B2, B3, B6 y ácido fólico. Y por si esto fuera poco, dicen que su elevado aporte de fibra contribuye a prevenir y aliviar el estreñimiento, y a hacer más lento el paso de los azúcares a la sangre, lo que resulta beneficioso para los diabéticos.

La soja proporciona beneficios innumerables para la salud. Además, hoy en día podemos encontrar muchas variedades: desde la legumbre como tal, hasta brotes de soja germinada, pasando por leche, yogures, tofu, aceites, harinas, etc. A continuación te presentamos una pequeña lista de sus numerosas cualidades:

  1. La soja contiene isoflavonas, compuestos que se encuentran sólo en las plantas y que tienen un alto poder antioxidante. Estos compuestos reparan y ayudan a prevenir los daños celulares causados por la contaminación, la luz solar, y los procesos normales del organismo -como la producción de radicales libres que son los responsables propios del envejecimeinto-.
  2. Reducen el riesgo de enfermedades cardíacas. La proteína de soja y las isoflavonas reducen el colesterol malo o y disminuyen la coagulación sanguínea, minorizando los riesgos de ataques al corazón y apoplejía.
  3. Protección contra el cancer. Las fibras solubles de la soja protegen al cuerpo contra muchos tipos de cancer digestivo, como el cancer de colón y el cancer de recto. Sus isoflavonas previenen contra formas de cancer relacionadas con las hormonas, como el cancer de mama, de endometrío y de próstata.
  4. Contrarresta los efectos de la endometriosis. Las isoflavonas en los productos de soja pueden ayudar a detener la acción de los estrógenos naturales, mayores causantes del dolor premenstrual, la metrorrea y otros síntomas de endometriosis.
  5. Previene problemas de próstata. La ingestión de productos de soja previene el ensanchamiento de la glándula prostática. El tamaño de la misma tiende a aumentar con la edad, causando varios tipos de dificultades urinarias, como la necesidad de levantarse durante la noche para orinar.
  6. Protege contra la osteoporosis. La proteína de soja aumenta la capacidad del organismo para retener y absorber calcio en los huesos, mientras las isoflavonas retardan el deterioro y la rotura de los huesos, lo que ayuda a prevenir la osteoporosis.
  7. Controla los síntomas de la menopausia y post-menopausia. Las isoflavonas de soja ayudan a la regulación de estrógenos en el cuerpo cuando esta hormona comienza a declinar o a fluctuar. Ésto ayuda a aliviar muchos de los síntomas de la menopausia y post-menopausia. Las isoflavonas de soja también ayudan a disminuir los acaloramientos propios de la menopausia.
  8. Ayuda a controlar la diabetes y las enfermedades del riñón. La proteína de soja y su fibra soluble ayudan a regular los niveles de glucosa y las filtraciones renales, lo que contribuye a controlar la diabetes y las enfermedades renales.

Imagen | JaulaDeArdilla

En CentroMujer | Cuidado, consumimos el doble de sal de lo aconsejado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...