Cómo usar el protector solar

Se acerca el verano y posiblemente estés planeando tus vacaciones a la playa, de manera que recordar las precauciones necesarias a la hora de exponerse al sol, no están de más.

La correcta protección de la piel no sólo te permitirá un color bronceado agradable y sin quemaduras en la piel sino que además te garantizará la salud de la misma.

La elección de un producto adecuado para tu tipo de piel es primordial pero también hay otras consideraciones comunes para todas las marcas y tipo de protectores solares que existen en el mercado.

  • Aplícate el protector sobre el cuerpo, no sobre la ropa: Si te aplicas el protector con ropa puesta es más probable que una porción de piel quede sin producto y expuesta a los rayos nocivos del sol. Cubre toda la piel, incluso la que consideras que no se expondrá de manera directa al sol, luego vístete.
  • No esperes a estar afuera: Otra razón por la que es bueno aplicar protector solar antes de vestirte es que un protector SPF necesita unos buenos 20 minutos antes de penetrar en tu piel y que la misma esté completamente protegida de los rayos UV.
  • Haz que tu protector solar cumpla una doble función: Si vas a usar SPF en tu cara, también podría elegir una fórmula que pueda ayudar con tus problemas de piel habituales. Si tu piel está enrojecida o sensible, elige un protector con ingredientes anti-inflamatorios. Si tienes manchas de color marrón, elige uno con soja, niacinamida u otros agentes para aclarar.
  • Protégete del sol desde dentro también: Tomar un suplemento como la píldora del Sol o suplemento dietético Heliocare para la piel aumentará tu protección. El ingrediente clave de ambos es Polypodium leucotomos, un extracto de helecho que los estudios han demostrado que ayuda a la piel a protegerse de los rayos UV e incluso disminuye el enrojecimiento después de la exposición al sol. Tomar la dosis recomendada en la mañana, si sabes que vas a estar fuera durante largos períodos de tiempo, pero ten en cuenta que todavía tienes que usar mucho protector solar.
  • Más de una capa de protección: Que te apliques un SPF no hará que estés protegido todo el día en pleno verano. Por eso, usar dos capas de protección puede ser buena idea si no tendrás tiempo para colocar otras dosis durante el día. En primer lugar es un protector solar químico que absorbe los rayos del sol y protege contra todo el espectro de daños de los rayos UVA y luego, cuando esté seco, se unta en un bloqueador físico.
  • Nunca confíes en el maquillaje: Aunque puede ser tentador saltarse el paso de protector solar en tu rutina de la mañana cambiándolo por ese maquillaje que incluye la leyenda «con protección solar», la verdad es que tal protección es insuficiente. De hecho tendrías que aplicar 14 veces la cantidad maquillaje que usas para tener el equivalente de protección de un SPF.
  • Protectores solares frescos: Todos tenemos restos de esa botella de protector solar al acecho en el gabinete de medicina, pero es fundamental empezar de nuevo cada verano pues los ingredientes activos en los protectores solares pueden perder su potencia. Comprueba la fecha de caducidad y siempre elige empezar cada verano con una botella nueva.
  • No pongas excusas: El temor de que te salga un grano puede ser la razón por la que has escatimado en protector solar pero los brotes están más relacionados con el sudor que con el producto mismo. Se recomienda el uso de una fórmula resistente al agua, si sabes que vas a sudar y es importante que la piel esté limpia antes de la aplicación. También puedes cambiar a una fórmula en gel que es menos probable que pueda causar brotes de acné.
  • La piel de los ojos: Cuando se aplica cerca de los ojos, el protector solar realmente puede picar, pero eso no es razón para evitar la zona de los ojos por completo. La fina piel alrededor de los ojos necesita una protección adicional y se recomienda un SPF 50 incluso si estás usando lentes de sol con protección UV porque el reflejo en las gafas puede aumentar la exposición UV.
  • Llévalo siempre contigo: Siempre debes tener a mano un protector solar adecuado. Si no quieres cargar una botella grande de tu protector habitual, consigue muestras del mismo para tenerlos en tu bolso o en la guantera del coche y poder aplicarlo cuando te expongas al sol, aunque te parezca que 10 minutos al sol es muy poco.
  • La cabeza: A menudo la gente se olvida de proteger su cuero cabelludo y puede terminar con una quemadura en la misma. El cuero cabelludo se puede proteger con un protector solar en spray SPF 50 y nunca está de más agregar un sombrero o gorro.

Fotografía: juicyverve en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...