Cuello más suave con agua de rosas y mascarillas naturales

Tenemos que tener en cuenta que no podemos olvidarnos del cuello a la hora de aplicar cosméticos para ello nada mejor como la rosa de mosqueta, un gran remedio natural.

tratamientos

Las mujeres con el paso de los años tenemos que tener en cuenta que el cuello pierde elasticidad, firmeza y sobre todo el tono se vuelve más oscuro. Para ello podemos cuidarlo con las cremas hidratantes, así como las  mascarillas para darle ese aspecto más sensual al cuello ya que sobre todo elimina todas las células muertas que se encuentran en la piel.

El agua de rosas tiene importantes propiedades que son muy beneficiosas para la piel, una de ellas como tónico, es decir se puede aplicar después de desmaquillarte, como revitalizante facial, sobre todo por las mañanas cuando nos levantamos con esa cara de cansada. Sin embargo tiene otra propiedad aún más importante para la piel, el agua de rosas es perfecta para suavizar el cuello mediante una mascarilla. Es muy fácil de elaborar. Diluye harina de avena o de arroz en agua de rosas y añade a la mezcla una cucharada de aceite de almendras y 2-3 gotas de aceite esencial de nerolí. Lo mezclas todo y te la pones igual que las mascarillas normales, durante unos 20 minutos.

Realmente es a partir de los 40 años cuando realmente le prestamos más atención a esta zona puesto que es la barrera en la cual las marcas surcan el cuello y lo vemos cada vez que nos miramos en el espejo. Una vez comienzan los primeros signos, el cuello comienza a perder elasticidad y por lo tanto es el momento de prestarle la atención que se merece para frenar los signos del envejecimiento antes de tiempo.

También podemos prepararnos otro remedio natural de efecto tensor momentáneo, que se prepara mezclando miel con una clara de huevo. Realmente el problema de la placidez tiene mejor prevención que tratamiento. De ahí la necesidad de, a partir de los 30 años, extender hacia el cuello todos los cuidados hidratantes y reafirmantes que brindemos a la piel de rostro, y no lo dejemos olvidado.

Mejor prevenir que después tratar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...