Cuida tu piel en invierno

Durante el invierno tu piel se reseca debido al frío y a la falta de grasa en la piel. Si quieres saber lo que hay que hacer para hidratarla el siguiente artículo te será de gran ayuda

cuida piel invierno

El invierno es la estación del frío, el viento, la nieve, y las heladas. Durante esta época, los cambios de temperatura son muy frecuentes pues pasamos de un ambiente cálido en nuestros hogares, al frío de la calle y estos cambios bruscos de temperatura afectan a tu salud. De hecho, te hemos hablado en muchas ocasiones de las enfermedades más comunes en este período, sobre todo en el último artículo que publicamos para ayudarte a diferenciar una gripe de un catarro.

Más allá de las enfermedades físicas, esas que afectan directamente a nuestro día a día, también existe una influencia de la temperatura en la belleza de la piel. De hecho, si no la proteges, puede mostrar signos de enrojecimiento, deshidratación o incluso volverse quebradiza por no tener la suficiente preparación para esas bajas temperaturas. A todo ello hay que sumarle que, generalmente, el ambiente en el interior de casas y comercios con cambios bruscos ayuda a que la piel se reseque aún más.

Combatir la piel reseca en invierno

Durante el invierno, el aire frío y los ambientes con calefacción resecan la piel. El frío del invierno hace que los vasos sanguíneos se contraigan para mantener el calor, y todo esto conlleva una disminución sanguínea pero también de oxigeno y de nutrientes por lo que la piel se vuelve tirante, reseca y se escama. Todos esos síntomas a los que a veces no se les da importancia, porque ocurren todos los inviernos, no son otra cosa que una alerta para decirte que tu piel necesita más agua.

La piel posee glándulas sebáceas que son las encargadas de producir una película de grasa natural para protegerla de los agentes externos. Cuando las temperaturas bajan, la producción de grasa disminuye, la película protectora de la piel se vuelve más fina, y la piel se vuelve tirante y escamosa. Por lo tanto, estamos funcionando al revés de lo que deberíamos. Por esa razón, aunque habitualmente utilices cremas y geles hidratantes, durante el invierno debes hacerlo más a menudo. Al menos si quieres lucir una piel bonita. Durante la etapa invernal es muy importante hidratar la piel para reemplazar la película de grasa que se vuelve muy fina. Cuando las temperaturas son muy bajas es recomendable usar una crema grasa y utilizarla varias veces al día si es necesario.

Cara, labios y manos: los más afectados por el frío

Las zonas de la piel más afectadas por el frío son las que no están cubiertas por la ropa como la cara, los labios y las manos. Por eso debemos poner especial empeño en hidratarlas con cremas grasosas o a base de aceites para tratar de reponer la grasa pérdida por la bajas temperaturas. Los labios son muy sensibles al viento y al frío y no cuentan con una capa de grasa que los proteja por so debes ayudarlos con una crema de cacao o un bálsamo labial con protección solar.

Durante el invierno, la circulación de la sangre en los pies, manos, orejas y nariz disminuye. Las manos están más expuestas que nada al frío. También a la deshidratación por el continuo lavado. Durante el invierno es aconsejable hidratarlas con una crema especial que proteja también las cutículas y las uñas. Si hace mucho frío también es importante hidratar la piel de la nariz y de las orejas.

Consejos útiles para lucir una piel bonita en invierno

Durante el invierno, también es importante cuidar desde dentro tu propia piel siguiendo estos consejos:

  • Bebe al menos 1,5 l de líquidos al día, puede ser agua o infusiones de hierbas o frutar para mantener la piel hidratada desde adentro
  • Come frutas y verduras frescas pues te hidratarán y te llenarán de vitaminas
  • Consume alimentos lácteos y pescados que te ayudarán a mantener tu piel saludable
  • Haz ejercicio físico también en los meses de invierno
  • Recuerda, cuanta más edad tengas, más hidratación necesitarás
  • Para evitar la resequedad del ambiente utiliza humidificadores o coloca vasos con agua al lado de los radiadores
  • Durante las duchas debes evitar el agua muy caliente. Es preferible el agua tíbia y la duración no debe ser mayor de 10 minutos
  • Utiliza jabones neutros
  • Las esponjas del baño deben ser suaves para evitar una excesiva exfoliación
  • Para secarte con la toalla es mejor que lo hagas de forma suave para no retirar las células protectoras de la piel.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...