El boniato, efecto rejuvenecedor

El boniato es un tubérculo que tiene efecto rejuvenecedor, este regalo de otoño es una saludable alternativa a las patatas cuando los virus del resfriado estén al acecho o se necesita una dosis extra de nutrientes de valioso efecto antiedad.

El sabor dulzón que tiene este tubérculo delata su aporte en azúcares de rápida absorción, algo superior al de la patata. Por suerte, posee la misma proporción de hidratos de carbono complejos, lo que hace que este alimento proporcione energía a largo plazo. De ahí el interés de incluirlo en la dieta de los niños y los deportistas.


Por otro lado, exceptuando los frutos secos y los aceites, el boniato es la mayor fuente vegetal de vitamina E, un antioxidante que retrasa el proceso de envejecimiento. También contiene glutatión, un anticancerígeno de vital importancia para las personas que abusan del tabaco o el alcohol o toman muchos fármacos.

Por su pulpa de color anaranjada, el boniato es rico en betacaroteno, el equivalente vegetal a la vitamina A. Este importante nutriente, además de proteger el tejido que recubre el interior del aparato digestivo y respiratorio del ataque de los virus y las bacterias, mejora la vista y ayuda a prevenir las cataratas.

El boniato es el tubérculo más rico en fibra. Este vegetal dobla el contenido en fibra de la patata e iguala el de verduras como las judías verdes o la col. Comer castañas con boniatos asados estimula hasta los intestinos más perezosos.

Es muy fácil de masticar, digestivo y altamente nutritivo, el boniato es un vegetal de obligada presencia en la dieta de las personas que se estén recuperando de cualquier tipo de enfermedad.

Además de degustarlo asado, toda una delicia para el paladar, el boniato puede prepararse hervido, con col hacen una pareja perfecta, estofado en guisos de carne, frito en forma de chips.

Imagen |  Bebesymas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...