El estrés provoca acné a partir de los 30

Aunque los desarreglos hormonales influyen, los dermatólogos creen que el estrés es el factor más determinante en la aparición del acné a partir de los 30 años. Al parecer, los nervios, la falta de sueño, etc, disparan la producción de cortisol, una hormona que aumenta la actividad de las glándulas sebáceas y dificulta la regeneración de la piel.

Las cremas antiedad convencionales tienen una textura demasiado untuosa y hacen que la piel brille en exceso. Por eso, es imprescindible usar una hidratante antiarugas y antiimperfecciones. Este tipo de lociones, son más fluidas y cuidan las pieles grasas.

La piel también se vuelve cada vez más sensible, por lo que toleran peor los tratamientos limpiadores normales. De ahí la necesidad de utilizar geles purificantes diseñados para el cuidado de las pieles sensibles. Estos productos reducen las imperfecciones sin resecar la piel ni provocar tirantez.

Una racha de estrés puede ir acompañada de un brote de acné. En estos casos aplica sobre la piel, -metón, mandíbula y pómulos-, las zonas más propensas a los granos en edad adulta, un tratamiento anti-recaída, que ayude a prevenir la obstrucción de los poros. Utiliza un ‘stick’ desecante sobre los granos y disimula las marcas, que tardarán más días en desaparecer, con un corrector verde y un buen fondo de maquillaje antibrillos.

Imagen | saludenvidiable

Más en CentroMujer | Acné juvenil la clave es la limpieza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...