La fruta, verdades y mentiras

la-fruta-verdades-y-mentiras

La cada vez mayor preocupación por la salud y el culto al cuerpo hace que en muchas ocasiones, nos dejemos guiar por consejos de terceros que en algunos casos nos resultan de gran utilidad pero que, en otros, están plagados de absolutas falsedades. Uno de los temas más recurridos para estos consejos, es el de la fruta.

Y es que muchos de los hábitos alimenticios que tenemos emanan de la tradición oral: pequeños consejos que se han ido transmitiendo de generación en generación, y recomendaciones dietéticas cuya procedencia no está contrastada científicamente o procede de fuentes poco fiables. ¿Quieres saber las verdades y las mentiras de esos consejos?

  1. La fruta como postre engorda: No existe ninguna razón científica que sustente esta afirmación, si bien es cierto que si una persona toma una o dos raciones de fruta antes de la comida, tenderá a comer menos después, pero de ahí a afirmar que engorda…
  2. Lo ideal es comer una fruta al día: Lo ideal es comer de 2 a 4 raciones de fruta al día de los cuatro colores: verde, roja, naranja y blanca.
  3. Las frutas ácidas adelgazan: La premisa a tener en cuenta con todos los alimentos es que ninguno engorda, pero tampoco hay alimentos que adelgazan. Es una cuestión de equilibrio: lo ingerido y lo gastado. Es cierto que existen alimentos muy ricos en energía y otros no (como las frutas), que aunque las haya más o menos dulces o ácidas, son muy bajas en calorías.
  4. Las fresas son afrodisíacas: Su forma, color, brillo, textura, momentos asociados… Muchas razones podrían avalar esta afirmación, pero por el momento la ciencia no ha encontrado ninguna asociación con esta afirmación.
  5. Las naranjas, zanahorias y melocotones broncean: No es una casualidad que todos sean de color anaranjado. En efecto, su color se debe a los betacarotenos, una familia de compuestos activos con un gran poder antioxidante, que no broncean, pero sí protegen a las células de la piel de las dañinas radiaciones solares.
  6. Las frutas hacen de postre en las comidas: Algunas son una gran opción ya que su dulce puede satisfacer esta necesidad del organismo.
  7. La sandía y el melón son desaconsejables para diabéticos: La diabetes responde a la alteración de los niveles de azúcar en la sangre, y por lo tanto deben controlarse las cantidades y los tipos de alimentos que contengan hidratos de carbono. Es cierto que las frutas tienen azúcar, pero en su mayoría en forma de fructosa que no tiene un efecto tan directo sobre la glucemia. Más que la variedad de fruta es la cantidad que se tome y el momento en el que se ingieren.
  8. La piña ayuda a quemar grasas: No está comprobado que esta fruta colabore para quemar grasa, sobre todo si se sigue comiendo igual. Lo cierto es que hay que comer menos calorías y hacer más ejercicio.
  9. Comer la fruta con piel es más nutritivo: Una parte de la fibra y muchas sustancias activas se encuentran en mayor proporción en la piel de las frutas, especialmente las que tienen colores vivos, aunque también están en la pulpa. Por eso, con o sin piel, tenemos que comer fruta todos los días.
  10. Comer melón por la noche resulta indigesto: La afirmación viene avalada, incluso, por el refranero popular: «el melón por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata». Pues bien, sí es cierto que el melón y la sandía son frutas muy ricas en agua que, al tomarlas en exceso y en una sola toma, pueden diluir el ácido del estómago y dificultar la digestión.

Imagen | flickr

En CentroMujer | ¿Cuál es tu peso ideal?, Cola de Caballo, una infusión con muchas propiedades, Tras el verano… haz ejercicio, Apúntate a la cosmética natural ‘bio’

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...