La piel refleja nuestro interior

El estado de la piel no solo depende de los cuidados cosméticos. La piel es el espejo del estado general de nuestro cuerpo y es difícil que esté radiante cuando el organismo está alterado con enfermedades, problemas digestivos, etc. Por lo tanto, los hábitos de vida saludables tendrán un efecto claramente positivo sobre el aspecto de la piel si le damos lo que necesita para que no se resienta.

Consumir más fruta y verduras ya que son ricas en antioxidantes, destruyen los radicales libres. Si sigues una dieta variable y saludable reduciendo el consumo de harinas refinadas, grasas saturadas y alimentos precocinados que ensucian la piel, le darás un aspecto más radiante.

El consumo de azúcar es el responsable de la glicación o destrucción de las proteínas de la piel y favorece la flacidez, por lo tanto reduce su consumo y toma alimentos depurativos para ayudar a eliminar las sustancias de desecho, por lo tanto bebe al menos 1.5 litros de agua al día.

Por otro lado, la piel necesita de buenas costumbres y una de ellas es dormir al menos 7 horas al día, necesita del descanso nocturno para renovar células, fabricar colágeno y elastina y oxigenar los tejidos.

También evita los cambios bruscos de temperatura, ya que los capilares sanguíneos se dilatan y contraen hasta que se debilitan, lo que reducen la llegada de oxigeno y nutrientes a la piel. Siempre hay que proteger la piel del sol, para ello hay que utilizar crema hidratante que contenga SPF30 o 50.

Di no al tabaco, éste proporciona un tono grisáceo a la piel y acelera la aparición de arrugas y alrededor de la boca y en el contorno de los ojos. Evita los ambientes contaminados, ya que las partículas sólidas y los humos se depositan en la capa córnea y la dejan áspera, rugosa y reseca.

Una buena actitud hacia el buen ejercicio también es importante para la piel. Por ello, procura moverte a diario. Si no puedes ir al gimnasio, camina a paso ligero o haz ejercicios en casa, porque se activa la circulación y se oxigena la piel.

Olvídate del estrés, ya que tu cuerpo liberará noradrenalina, que frena precisamente la microcirculación. El estrés también aumenta la formación de radicales libres, que aceleran el envejecimiento de la piel. Y para finalizar, procura ser optimista y apuesta por llevar una sonrisa. El buen humor libera endorfinas, las hormonas del bienestar, que también tienen efectos positivos sobre la piel.

Imagen | pedritoguzman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...