Los genes son los responsables de nuestras canas

los-genes-son-los-responsables-de-nuestras-canas

A pesar de lo que se creía, tanto nuestro estilo de vida como los factores medioambientales no son determinantes en lo que a la aparición de las canas se refiere, sino que es la genética la clave de las mimas. Esta es la conclusión de un estudio realizado por científicos de la firma de higiene y cosmética Unilever, que ha sido publicada en el último número de la revista PLoS One.

Este estudio acaba así con las anteriores teorías que vinculaban las canas con el tabaquismo, el estrés o la sobrealimentación. Pero aunque el estudio revela que mientras que las canas están determinadas por la genética, la pérdida de densidad capilar o la coronilla, sí que tienen mucho que ver con los factores medioambientales y de estilo de vida.

El color del cabello es un rasgo distintivo de cada hombre y de cada mujer, en el que su intensidad y pigmentación varían conforme avanza la edad del individuo. La tonalidad del cabello alcanza una fase estacionaria previa a la aparición de las primeras canas, con la llegada de la madurez. Esta decoloración natural adquiere el calificativo de canicie fisiológica. La misma obedece a una disminución progresiva de la producción en el organismo de una sustancia llamada melanina. Mediante este proceso el pelo se vuelve blanco y traslúcido y aunque sin pigmentación los cabellos deberían ser transparentes, se ven de color blanco por fenómenos ópticos.

En principio, las primeras canas aparecen salpicando el tapiz capilar de forma diseminada y difusa. Un fenómeno curioso mientras aparece la canicie es la conversión discontinua del cabello de color normal en blanco, por partes. Es la denominada canicie anular. En todos los casos, la aparición de cabellos blancos empieza a manifestarse en las regiones temporales, a la altura de las sienes, más tarde por la coronilla y, finalmente, abarca toda la cabeza. Además, en un nivel más avanzado, se pueden extender a la barba, pecho, axilas, brazos y zonas genitales.

Las conclusiones de los tests demostraron que había poca diferencia en el número de canas y en la pérdida de densidad capilar entre los sujetos, pero que el grosor de las fibras sí difería. Como la muestra del estudio no incluía hombres, no pueden extrapolar las conclusiones a la población masculina.

Imagen | Tom

En CentroMujer | ¿Quién tarda más en arreglarse: rubias o morenas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...