Los molestos sabañones

En esta época del año es habitual sufrir de sabañones, ya que son propensos con el frío. Consiste en un trastorno de la circulación en algunas zonas de piel que precisamente pasan largas horas expuestas a mucho frío. Ello produce una contracción permanente de los pequeños vasos sanguíneos que hay por debajo y, al disminuir su calibre, la sangre se estanca en su interior.

Los sabañones son más frecuentes en personas que tengan más sensibilidad al frío así como los cambios bruscos de temperatura. Hay más predisposición a sufrirlos las mujeres sobre todo en edades comprendidas entre los 15-30 años.


Hablamos de sabañones cuando una zona de la piel se nota ligeramente abultada, de color rojo violáceo que provoca picor y quemazón. A veces forman incluso ampollas. Suelen aparecer en los dedos de las manos y de los pies, en la nariz y las orejas. Mayormente desaparecen solos al terminar la época de frío, pero hay una forma crónica, poco frecuente que afecta principalmente a los sabañones del tercio inferior de las piernas, engrosando e inflamando el tejido graso subcutáneo.

La prevención para las que son propensas a sufrir de sabañones es primeramente protegerse del frío con guantes, calcetines, medias, bufandas y rorros para cubrir la nariz y las orejas, las zonas más propensas. Evitar los cambios bruscos de temperatura y no contactar con el agua fría.

Procurar no llevar calzado apretado, ni prendas ajustadas en las piernas puesto que se puede facilitar los sabañones en los muslos. Mantener a ratos las manos y los pies algo elevados y hacer movimientos con los dedos. Y no abusar ni del café, ni del tabaco pues contraen los vasos sanguíneos.

Por otro lado si con estas prevenciones no consigues evitarlos, el médico puede indicar algún medicamento para dilatar los vasos sanguíneos, que debe tomarse desde unas dos semanas antes de la época fría.

Imagen | detusalud

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...