Luce una espalda bonita en verano

Para tener una espalda bonita hay que cuidar la piel y reforzar la musculatura. Para ello debes protegerla de los rayos del sol y hacer ejercicio.

Lucir una espalda bonita en verano

En pleno corazón de verano te dejamos algunos trucos para que tu espalda luzca bonita ya sea en la playa, en la piscina o simplemente con un vestido que deje ver la espalda bronceada. El primer paso para tener una espalda bonita, es protegerla adecuadamente del sol, porque la espalda es una zona del cuerpo que tiene tendencia a padecer alteraciones de la pigmentación, quemaduras solares, pequeños angiomas, eritemas, etc.

Es evidente que darse la crema en la espalda es algo que no se suele poder hacer sola, pero siempre podemos pedir ayuda para que nos la pongan. La piel de la espalda lo agradecerá y tú podrás lucir una espalda mucho más sexy y provocativa. Ten en cuenta que las quemaduras solares pueden dar lugar a pequeñas cicatrices o eritemas molestos y que pueden dejar marca. Por ello, el primer paso es proteger la piel con un buen protector solar. El segundo paso es mantener la piel de la espalda bien hidratada, para que la piel recupere su elasticidad, su brillo y para que el bronceado y el color tostado de la piel luzcan bonitos.

En este caso, ya que tenemos el verano encima, el siguiente consejo ya no llega a tiempo, pero para las que todavía no han pisado la playa y aún no han comenzado a broncearse, lo recomendable es limpiar bien la piel antes de comenzar el verano. Una buena limpieza de la piel de la espalda te ayudará a que las cremas solares penetren bien en la piel y la protejan. Además, la hidratación será más intensa si los poros de la piel están limpios.

Por otro lado, para que una espalda quede perfecta en las noches de fiesta o en los paseos veraniegos, necesitas que la musculatura esté bien fortalecida. Para ello puedes aprovechar el mar o la piscina para hacer natación, ya que éste es uno de los deportes por excelencia que mejoran y refuerzan la musculatura de la espalda. Recuerda que si haces ejercicio los poros de la piel se limpiarán a través del sudor y transpirarán mejor.

La espalda es una de las zonas que, fuera del verano, tenemos más olvidadas. Por ello, piensa que entre el agua del mar, el agua de la piscina, las limpiezas que le aplicamos a la piel y las cremas hidratantes, muchas de las pequeñas imperfecciones que pueden estar presentes durante el invierno, se curan o desaparecen. ¿Qué otros consejos añadiríais para el cuidado de la espalda?

Foto | © 2006-2013 Pink Sherbet Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...