Luce una sonrisa perfecta y con higiene

luce-una-sonrisa-perfecta-y-con-higiene

Tener una dentadura perfecta para lucir una bonita sonrisa, no lo es todo, hay que tener en cuenta la higiene bucal para conservar una sonrisa perfecta. A parte de que nos mejora en calidad de vida ya que los problemas bucales derivan a otras patologías.

Tener una buena higiene bucal es que decir que  luce  y huele saludablemente. Tus dientes están limpios y no hay restos de alimentos, las encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado, y que el mal aliento no es un problema constante. Imagínate si vas a besar a alguien, por ejemplo, aunque tengas una sonrisa cautivadora y unos dientes blancos.

Cuidado con la placa bacteriana es una película que se deposita sobre los dientes y tejidos bucales. En ella viven las bacterias responsables de la caries y de las enfermedades que afectan a las encías y como consecuencia sale el sarro, el cual nos puede derivar a la pérdida de los dientes. Para evitarlo hay que realizar una limpieza profunda.

Las encías saludables se reconocen porque presentan un color rosado claro y no sangran. Éstas forman parte del sistema de soporte de los dientes, y estando sanas garantizan que los dientes estén bien sujetos. Las bacterias se desarrollan en ellas si no las eliminamos con una buena limpieza bucal, es entonces cuando comienzan los problemas como la gingivitis o la periodontitis.

A veces nuestras encías están más débiles y sangran cuando nos cepillamos los dientes. Cuando te ocurra, haz enjuagues con un colutorio específico para este problema. Si no mejoras, acude al dentista.

Las manchas superficiales. Con los años, en los dientes aparecen unas manchas superficiales, que se deben al tabaco, al café, té…y algunos alimentos con colorantes. Evita tomar bebidas gaseosas ya que los ácidos de estos líquidos además de manchar nuestros dientes, pueden dejarlos expuestos a sufrir infecciones.

En la lengua se retiene grandes cantidades de bacterias y microbios creados por la acumulación de alimentos en sus poros y la acción de la saliva y la mucosa. Limpiarse los dientes sin limpiarse la lengua, resulta una higiene bucal incompleta.

Si tienes mal aliento, cómete una manzana y frota tus dientes con un cepillo que tenga limpiador lingual. Puedes probar también a masticar unas hojitas de perejil o hierbabuena.

Por supuesto que la limpieza debe ser suave y cuidadosa con el esmalte de tus dientes y la piel de tus encías. Porque limpiar en profundidad y hasta en las zonas más difíciles no debe implicar ningún daño para la boca.

Vía | Pink Sherbet Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...