Maquíllate según tu rostro y tipo de piel

Si eres de las que le gusta maquillarse y te gustaría saber más sobre este ritual de belleza para ponerlo en práctica en las próximas ocasiones, el siguiente artículo seguro que te interesa.

Maquíllate según tu tono y tipo de piel

El maquillaje no es algo moderno, pues nos acompaña desde hace muchísimos años para ayudarnos a mejorar nuestro aspecto y sentirnos mejor. Ya se utilizaba en el antiguo Egipto, donde había un gran culto a la belleza. Pero muchos pueblos lo empleaban en la antigüedad, y otros lo siguen usando todavía, en las guerras para prepararse para las batallas.

Es necesario tener en cuenta que ningún rostro es igual a otro, por eso no todas debemos maquillarnos de la misma manera y empleando los mismos productos. Otro aspecto fundamental a la hora de utilizar el maquillaje es que nos gusta seguir las modas, pero no todo nos queda igual de bien a todas. Se debe probar y seleccionar lo más adecuado para nuestra cara.

Claves de un maquillaje perfecto

Son varias las claves que son necesarias llevar a cabo para descubrir cual es nuestro maquillaje ideal. Para ello, presta especial atención a los siguientes consejos.

Conoce tu tono de piel

Lo primero que debes saber para maquillarte bien es determinar cual es tu tono de piel. Para ello, lo mejor es ponerse una camisa o camiseta blanca y colocarse delante de un espejo. El tono de piel no es el color de la piel, sino que es el color que se refleja gracias al blanco. Solo existen dos tipos de tonos de piel: los tonos cálidos y los tonos fríos.

Identifica tu color de piel

Lo segundo que debes realizar es conocer tu color de piel. Es necesario tener presente que los colores de piel se clasifican en piel clara, media, morena y oscura. Además, dos personas pueden tener el mismo color de piel pero distinto tono.

Para maquillarte correctamente, lo que debes hacer es comprar una buena base de maquillaje que tenga el mismo color que tu piel. A veces es necesario cambiarla durante el verano, pues seguro que estarás más morena.

Escoge la base de maquillaje

Para seleccionar la base de maquillaje adecuada lo mejor es probarla en la propia piel en la zona que está comprendida entre la mejilla y el hueso maxilar. Si tienes un tono de piel frío, elige una base con tonos azules, mientras que si tu tono de piel es cálido deberás optar por una base con tonos amarillos. Te servirá esta misma base si tu piel es oscura.

Utiliza el rubor

El rubor se usa para resaltar las mejillas por eso, debe complementarse perfectamente con tu tipo de piel. Si tienes la piel oscura, escoge un rubor con tonos ciruela. Los tonos cobrizos son ideales para personas con la piel morena, mientras que los colores melocotón y coral son la mejor opción para aquella que tienen la piel de un tono intermedio. Para la piel clara son perfectos los tonos rosados.

Maquilla los ojos

Estos trucos son fundamentales para maquillar adecuadamente los ojos:

  • Usa sombras y lápices: para maquillar tus ojos debes emplear estos dos productos.
  • Utiliza sombras doradas, verdes y rosas: si tu tono de piel es cálido debes optar por estos colores que te sentarán genial.
  • Escoge sombras en colores plateados y azules: cuando el tono de piel es frío debes comprar las sombras en estos colores.
  • Delinea los ojos de la forma correcta: si tus ojos son muy pequeños, debes delinearlos por fuera del párpado inferior para agrandarlos. Por el contrario, si tienes los ojos grandes haz una linea fina con un color oscuro en el párpado superior y delinea por dentro del párpado en el inferior.
  • Maquillaje en la zona del lagrimal: en el caso de tener los ojos muy juntos, no maquilles nunca la zona del lagrimal y procura depilarte la zona del entrecejo. Mientras que, si tus ojos se encuentran muy separados, debes maquillar la zona del lagrimal con colores oscuros.

Emplea los labiales

Los labiales son el último complemento para que tu maquillaje sea perfecto.

  • Tonos rojos. Estas tonalidades van muy bien con los tonos de piel cálidos.
  • Tonos morados o rosas. Los tonos de piel fríos combinan perfectamente con los tonos morados o rosas.
  • Tonos rojos, rosas y beiges. Las personas de piel morena resaltan muy bien sus labios empleando estos tonos.
  • Labiales rojos y rosas. Las personas de piel clara deben usar labiales en estos colores.
  • Labios muy finos. Si tienes los labios muy finos, traza una línea con el delineador en la base de los labios y otra por encima. Rellena las otras zonas empleando un labial.
  • Labios gruesos. Si tus labios son gruesos delinea el contorno superior de los labios con un color marrón y luego aplica el labial.
  • Labios asimétricos. Si tus labios están asimétricos debes equilibrarlos aumentando la parte más fina y disminuyendo la más gruesa.
  • Arrugas. Si tienes pequeñas arrugas, delinea el contorno labial y luego rellena con un lápiz labial o un pincel.

Recuerda, el maquillaje está para ayudarte a verte mejor, pero no debes abusar de él porque todo en exceso es malo. Si te maquillas, no olvides nunca desmaquillarte antes de acostarte, tu piel te lo agradecerá.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...