Pies sanos siempre

pies-sanos-siempre

Los pies son una parte que siempre hay que cuidar incluso en invierno. Puesto que, aunque los tengamos super protegidos entre medias, calcetines y botas hay que mantenerlos sanos siempre, después con la llegada del buen tiempo, no tendrás que hacerles una cura total y siempre lucirán inmejorables incluso en invierno.

Además hay que evitar las infecciones más comunes que suelen ser los hongos o “pie de atleta”. Si bien los hongos necesitan un medio húmedo y cálido para desarrollarse bien. Hay que tener en cuenta las duchas colectivas (incluso en invierno) piscinas o gimnasios, ya que son lugares donde existen las mejores condiciones para que proliferen y se contagien con mayor facilidad.

Los hongos se desarrollan en los espacios que hay entre los dedos del pie. Pueden llegar a producirse picores, enrojecimiento y sensación de quemazón. Para evitarlos hay que lavarse diariamente los pies y secarlos cuidadosamente, sobre todo en los espacios interdigitales. Y sobre todo evita andar descalza en lugares públicos.

El exceso de sudoración es un problema frecuente que se agrava por el uso de calzado oclusivo o no transpirable. Un pie sudado no es sólo un problema estético, sino que debido a la continua humedad en la zona, es el mejor lugar para que se desarrollen infecciones y otras enfermedades dermatológicas.

Utilizar sólo calcetines tipo algodón, por su capacidad absorbente el más aconsejable si practicas deporte y el calzado debe ser de materiales transpirables y flexibles.

Y por último otro de los problemas que impiden tener los pies sanos es el llamado ‘olor a pies’. Se produce por la descomposición bacteriana del sudor, generalmente en los casos con problemas de sudoración excesiva.  Para evitarlo es recomendable lavarlos diariamente con un jabón de pH 5,5 ácido.

Imagen | El admirador

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...