Problemas en los pies, durezas y callosidades

problemas-en-los-pies-durezas-y-callosidades

Aunque nos parezca una tontería el dolor de pies es uno de los trastornos habituales fastidiosos que existen y de los más molestos. El uso del calzado inadecuado no hace más que incrementar los problemas.

No solo el calzado inadecuado o los tacones de ‘vértigo’ resultan perjudiciales, también las sandalias de dedo, las zapatillas deportivas o las bailarinas sin se llevan continuamente, poco más que decir que si vamos descalzas sería el mejor modo de paliar el problema.

Según los podólogos y traumatólogos, la clave está en ir alternando los modelos según las necesidades y para cada día, utilizar un zapato anatómico suficientemente cómodo para poderlo llevar durante horas sin causar dolor e incomodidad. Una medida muy extrema que no siempre estamos dispuestas a llevar a cabo, si pensamos que los zapatos anatómicos no son muy ‘estéticos’ en la mayoría de los modelos y nos inclinamos más a sufrir con tal de sentirnos guapas y atractivas con un bonito zapato.

Por ejemplo las durezas y callosidades son engrosamientos dolorosos de la piel que aparecen como consecuencia de la fricción del calzado con determinadas zonas del pie, como la parte superior de los dedos, las plantas y los talones.

Los callos se forman en los dedos de los pies y son más frecuentes en las personas que tienen el arco del pie más alto de lo habitual ya que, al no apoyarse bien la planta, las falanges de los dedos quedan más elevadas, facilitando el roce.

Las durezas que son de gran tamaño y resultan menos profundas, suelen aparecer en la planta.
Se pueden prevenir llevando un calzado adecuado, así evitaremos la aparición de rozaduras.

También puede resultar útil utilizar una crema exfoliante para pies o reducir las asperezas mediante una piedra pómez. Y por supuesto acudir periódicamente al podólogo.

Una vez que han aparecido, se puede calmar el dolor utilizando plantillas o parches ortopédicos para disminuir la presión y el dolor. Y si todavía son incipientes, se pueden eliminar con diversas soluciones que pueden encontrarse en farmacias. Pero cuando resultan demasiado dolorosos hay que acudir al especialista para quitar las callosidades.

De cualquier manera, siempre hay procurar llevar un calzado cómodo y por supuesto que sea de piel con suela flexible y preferiblemente de goma y un tacón de no más de 4 o 5 centímetros. Al menos esto es lo aconsejable, otra cosa es llevarlo a la práctica.

Imagen | Iqb

Más en Centromujer | Zapatos nuevos, rozaduras nuevas, Las chanclas, ¿compatibles con el trabajo?, Pedicura hecha en casa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...