Rizos más suaves

El pelo rizado es muy atractivo y sensual, pero rebelde e indisciplinado por naturaleza. Debido a su estructura en espiral, las escamas que recubren la superficie del cabello se levantan con suma facilidad. Desprotegido de esa coraza, el pelo se deshidrata al menor descuido, se enerva y pierde brillo.

Para protegerlo, usa un champú y un acondicionador para cabellos rizados u ondulados formulados con agentes hidratantes y dos esto debes hacerlo dos veces por semana, así brindarás a tu pelo un cuidado intensivo aplicándote una mascarilla nutritiva.


Un punto importante es el aclarado. El cabello rizado requiere un buen aclarado que elimine los restos de champú y acondicionador. De lo contrario, el pelo pesa más de la cuenta y las ondas pierden cuerpo. No abuses del agua caliente, ya que las altas temperaturas deshidratan el cabello y apagan su brillo natural.

La mayoría de las veces, si lo secamos con el secador, es cierto que da volumen al pelo rizado, aunque es recomendable dejarlo secar al aire. Si tienes prisa y no quieres salir de casa con el cabello mojado, cúbrelo con una redecilla, así te asegurarás de que los rizos quedan en su lugar, y sécalo con el difusor para que el calor se distribuya de forma uniforme.

Por otro lado, si se te encrespa ya que el cabello rizado es muy dado a ello, la electricidad estática hace que se hinche al menor atisbo de humedad, puedes utilizar un peine de púas. Los de púas anchas en materiales naturales, evitan el encrespamiento. Los de plástico y de metal, en cambio acumulan la electricidad estática.

También puedes aplicar sobre tu pelo un espray termoactivos diseñado para el cabello rizado que lo proteja del calor y de la humedad. Y, a ser posible, utiliza un secador iónico, el mejor a la hora de minimizar el encrespamiento.

Imagen | dscuento

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...