Y de postre… piel de kiwi

piel-kiwi

¿Creíais que todas las vitaminas habidas y por haber estaban ya descubiertas? Delta-tocomonoenol, recordad este nombre. La misión es prácticamente imposible, lo sé, pero si os digo que es una nueva vitamina y que se la conoce como la vitamina de la juventud y la belleza, supongo que la cosa cambia.

Una investigación llevada a cabo por científicos italianos y publicada en Food Chemistry, ha encontrado esta nueva vitamina en el kiwi. Pero claro, era demasiado bueno para ser cierto, y como muchas cosas en esta vida, hay un problema. El gran problema, es que no reside exactamente en el kiwi, al menos en la parte que comemos. Esta vitamina se encuentra en la piel del kiwi, lo que dificulta enormemente su consumo.

Todo lo anterior suena muy bien pero, ¿qué es realmente el delta-tocomonoenol? Pues bien, es una vitamina de la familia directa de la vitamina E -o tocoferol, una vitamina liposoluble y bastante rara en las frutas. El organismo posee una serie de sustancias esenciales presentes en pequeñas cantidades. Estas sustancias pueden ser de dos tipos: hidrosolubles y liposolubles (las primeras las tomamos disueltas en grasa mientras que las segundas las tomamos disueltas en agua). Las vitaminas liposolubles suelen encontrarse presentes en alimentos de origen animal -como la yema del huevo- y en alimentos de origen vegetal -como el brócoli, las espinacas, la soja o el germen de trigo- y en aceites vegetales. Pero a esto hay dos excepciones: el aguacate y el kiwi.

En el caso del kiwi, ¿cuáles son las propiedades de esta nueva vitamina? La mayoría de sus propiedades aún son desconocidas, aunque se sabe que estamos ante una de las vitaminas que más previenen a la llamada “auto-oxidación”. El proceso de “auto-oxidación” se refiere al proceso que daña estas grasas al exponerlas a una serie de factores, como exponerl la fruta al sol, someterla a lavados, golpes… Esta capacidad de resistir a la oxidación podría utilizarse para conservar mejor otras vitaminas en los alimentos, de la misma manera que se utiliza la vitamina C como conservante.

Este descubrimiendo -muy importante y con algo de repugnante por aquello de que la piel del kiwi es un tanto peluda- no es algo único y exclusivo, sino que forma parte de una gran lista de frutas, en las que la piel es la fuente fundamental del aporte de vitaminas. Una gran parte de las vitaminas incluidas en las frutas -al igual que ocurre con la fibra- desaparecen cuando les quitamos la piel. Los cítricos como la naranja, la mandarina, el pomelo o el limón y otras frutas como las fresas, contienen cantidades importantes de vitaminas que se pierden cuando se pelan. El reto que se plantea es conseguir que este nuevo compuesto se consuma de manera frecuente.

Mientras tanto, una servidora se alegrará del descubrimiento, pero “verá los toros desde la barrera”. Y es que es demasiado el simple hecho de pensar en comerme la piel del kiwi, así que ni lo intento poner en práctica. Por mucha vitamina de la juventud y la belleza que sea, antes el reflejo de los años en mi cuerpo, que tal sensación en mis propias carnes.

Imagen | vitonica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...