André Leon Talley: estilista de moda de la Vogue estadounidense

Llama la atención por su enorme cuerpo y por su imagen estrafalaria, usa guantes, túnicas, gafas de sol, entre otros complementos, ¡todo junto! Pero es famoso, aunque no tanto como Anna Wintour o Isabella Blow, por ser editor de moda de la revista Vogue estadounidense. Creador de tendencias, también lanzó a la fama a jóvenes diseñadores, como Rachel Roy, Tracy Reese, John Saldivar, etc. Asimismo, se ha caracterizado por reivindicar a las modelos negras en los desfiles y por denunciar el racismo que hay en esta industria. Hoy escribe, además de en Vogue, libros de moda, algunos autobiográficos.

Es un robusto y grandote negro que llama la atención de inmediato. Su imagen no coincide en absoluto con lo que impone la moda, y sin embargo, él es uno de los crean las tendencias que después seguimos nosotros (no es una crítica, al contrario). Esto deja de manifiesto la famosa frase “haz lo que te digo y no lo que yo hago”. Puesto a dieta por la enigmática y poderosa Anna Wintour, logró bajar unos kilos que al poco tiempo subieron para que él vuelva a ser el de siempre.

Aunque no es tan conocido como la mencionada Wintour o la británica Isabella Blow, André León Talley es uno de los editores de moda de Vogue, de la edición estadounidense, más importantes. Ha consagrado a jóvenes diseñadores y ha sido, y es, un inalcanzable creador de tendencias. Portador de una estética estrafalaria, llama la atención no sólo por su tamaño de gigante, sino también por los detalles que le aporta a semejante estatura (como guantes, túnicas, gafas de sol; sí, todo junto, entre otros complementos).

Fue descubierto por Diana Vreeland, editora de la revista Vogue de los Estados Unidos, de quien se convirtió en su protegido y su asistente en 1983, hasta que en 1989 (época en la que estaba Anna Wintour) pasó a ser el director creativo, desde donde catapultó a la fama a jóvenes diseñadores, sobre todo negros (como Rachel Roy, Tracy Reese o John Saldivar -un joven creativo mexicano nacido en 1979-, aunque también a blancos, como Chado Ralph Rucci).

Se ha encargado de denunciar el racismo que existe en la moda, y ha tratado de reivindicar que haya más modelos negras en los desfiles; incluso, ha echado de las publicaciones en las que ha trabajado a aquellos diseñadores que se negaban a contratar a modelos de esta raza. Y así su figura se enalteció.



Abandonó Vogue a mediados de los años noventa (en 1995), para irse a trabajar a la publicación W -en su versión francesa-; sin embargo, tres años más tarde regresó a la Biblia de la moda por excelencia para escribir una columna, “Life with André”. Esta labor la supo acompañar con una intensa actividad editorial, publicó varios libros y llegó a convertirse en un autor de varios best-sellers autobiográficos (en los que se animó a contar todo).

Algunos de esos libros son: la autobiografía “A.L.T.: A Memoir” (publicada en el año 2003), y, por ejemplo, “A.L.T. 365+”, una monografía de arte diseñada por el director de arte  Sam Shahid (publicada en el año 2005).

Además, de su trabajo en Vogue vale decir que sus comienzos fueron como reportero en una local revista de mujeres, hasta que lo consagró Vreeland (con quien colaboró en las exposiciones que hizo para el MET después de que ella se fuera de la revista), y también trabajó como freelance y se desempeñó como editor de otras importantes publicaciones, como el New York Times e Interview.

André Leon Talley nació el 16 de octubre de 1949, siendo hijo de un taxista y periodista, y se crió en Durham (Carolina del Norte) junto a su abuela Bennie Davis. Comenzó a trabajar desde muy pequeño, primero lo hizo en una tintorería. También fue monaguillo, siendo la Iglesia el ámbito donde observaba la forma de vestir de las mujeres de la época. Según contó alguna vez, en cuanto podía leía en secreto Vogue, su gran inspiración.

Con su sueño de estudiar arte se mudó a Rhode Island, y allí se relacionó con algunos diseñadores. Después de que se graduó de la Universidad Central de Carolina del Norte, recibió un posgrado en francés de la Universidad de Brown, y decidió irse a New York, donde conoció al artista Andy Warhol (creador del arte pop), y todo su entorno; también a Karl Lagerfeld (hoy director creativo de Chanel, de quien sigue siendo amigo). Empezó a trabajar en Women Wears Daily.

En la actualidad, Talley continúa recorriendo el mundo en busca de tendencias, de hecho ya van más de 25 años que lleva haciendo esta labor apasionante. Es por ello que es común verlo en los front rows de importantes espectáculos de moda, en New York, París, Londres y Milán (las capitales del universo fashion), en donde siempre se lo puede ver rodeado de amigos, como la actriz Jennifer Hudson, a quien dice adorar, además de vestirla. También tiene una estrecha amistad con la cantante Mariah Carey.

Un momento nada agradable por el que tuvo que pasar fue cuando la implacable Wintour le sugirió, en público, que bajara de peso. Él lo intentó, bajó algunos kilos que volvió a recuperar enseguida. Otros datos interesantes de este estilista trasgresor es que, por ejemplo, ha sido representado en la película “El Diablo viste de Prada”, con el personaje Nigel, y hasta hizo una pequeña aparición en “Sex and the city” -la serie femenina más exitosa de los últimos tiempos- y en el reality show de la cadena televisiva de MTV, “The Hills”.

Asimismo, en la actualidad apoya, con fervor, al candidato demócrata Barack Obama. Incluso se dijo que él, junto a Anna, había donado 200.000 dólares para su candidatura. Además, el año pasado apareció en el ranking de la revista Out como uno de los “50 hombres y mujeres gay más poderosos de América”; y por último, tiene un Doctor honiris causa de Humanidad de la escuela de Arte y Diseño de Savannah.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...