Un perro deja una herencia millonaria

El perro más rico del mundo falleció y su patrimonio se encuentra esperando a los herederos: 12 millones de dólares.

Los ricos y famosos son, muchas veces, excéntricos y tienen comportamientos que pocos parecen entender pero que, sin embargo, se aceptan; pues no queda otra alternativa.

Tal es el caso de la empresaria hotelera Leona Helmsley, una mujer que había amasado una fortuna y que, cuando falleció a la edad de 87 años, en 2007, dejó su legado de $ 12 millones de dólares a quien la había acompañado durante los últimos años de su vida: su perro maltés, Trouble. A pesar de la voluntad de la mujer, un juez había recortado el legado de Trouble a sólo US $ 2 millones.

La señora Helmsley era la viuda de Harry Helmsley y había ayudado a dirigir su imperio de hoteles y bienes raíces. Ella pasó 21 meses en prisión por evasión de impuestos federales por sus negocios de facturación para renovaciones de la mansión.

Así, el pequeño maltés que había sido beneficiado con tan abultada herencia se había convertido en el perro más rico del mundo y disfrutó de su fortuna durante los años que sobrevivió a su dueña mientras era muy bien cuidado por personas allegadas a la difunta y al perro.

Trouble pudo tener una vida satisfactoria y había estado viviendo en Florida desde que su dueña murió en 2007. Fue atendido por Carl Lekic, el gerente general del hotel Helmsley Sandcastle en Sarasota. Helmsley, recordada como la Reina de la media de sus caminos exigentes, también ordenó que cuando su perro maltés amado muriera, sea enterrado junto a ella en el mausoleo Helmsley en el Cementerio Sleepy de Nueva York.

El perro se enfrentó a varias amenazas de ser secuestrado y asesinado por su dinero, razón por la cual tenía una guardia personal que significaba un costo de $ 100,000 al año.

Pero, finalmente, y a los 12 años de edad, el amado perro maltés Trouble, que fuera el perro más rico del mundo, falleció y sus restos, en vez de ser sepultados junto a los de su amada dueña, fueron incinerados.

Pero el asunto importante no es tanto el destino final de los restos del perro como su herencia, pues Trouble tenía, al momento de su muerte, un patrimonio de 12 millones de dólares.

Se especula con que los fondos sean donados a la caridad o que otros miembros de la familia de Leona Helmsley luchen por ella ante la Justicia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...