Al Adamson, a la sombra de Ed Wood

El cadáver de Al Adamson fue encontrado en extrañas circunstancias (dentro de un jacuzzi que había sido cubierto por una capa de cemento y baldosas). Este hecho fue el detonante para una revisión de sus filmes por buena parte de medios de comunicación norteamericanos. Todo un personaje que había realizado un buen número de películas, la mayoría de muy bajo presupuesto. Socio de Sam Sherman de la Independent-International Pictures, una productora capaz de llevar a cabo títulos de géneros y subgéneros como el western, el nudie, el biker, la blaxploitation y el terror. Lejos de cualquier pretensión artística, sus cintas eran exhibidas en autocines (casi siempre bajo el sello Hemisphere).

Pese a ello, Adamson llegaría a trabajar con actores como John Carradine (Sangre en el castillo de Drácula, Doctor Drácula), J. Carrol Naish (Drácula vs. Frankenstein), Russ Tamblyn (Los sádicos de Satán, The Female Bunch) o con el hijo de Lon Chaney en Drácula versus Frankenstein, que supuso su última aparición cinematográfica. Al Adamson reciclaba, como tantos otros, metraje de otras películas para hacer nuevas producciones con escenas y actores adcionales.


El cine de Adamson se caracteriza por la inclusión de grandes dosis de violencia, sexo, motoristas y vampiros sin escrúpulos en el seno de una comunidad hippie, reflejo de la juventud de la época en la que se rodaban estos “experimentos”. En la mayor parte de las ocasiones, Adamson y su productora escogían el título de su próxima película previamente, evaluando si se era lo suficientemente comercial como para hacer un guión a partir del mismo. Un script que muchas veces resultaba inconexo, una constante habitual en un cineasta comparado en muchos aspectos con su coetáneo Ed Wood.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...