“Angel A” de Luc Besson

Esta película del año 2005 rodada en Francia por un francés internacional como Luc Besson será una rareza para quien pueda estar esperando ver algo parecido a superproducciones como “El Quinto Elemento” (1997) o “Juana de Arco” (1999).

La película empieza con André, quien a través de una voz en off se nos presentará de forma muy especial; que choca (tal vez por el puñetazo que recibe inmediatamente), y hace acordar a la presentación de los personajes de Trainspotting (si, certera; aunque no demasiado original). En fin, nos vamos a encontrar con un personaje que mentiroso a más no poder, se queja de todo porque todo le sale mal; su suerte va de mal en peor y tiene sus horas contadas (en números naturales y menores a 24). Este señor estará acordándose todo el tiempo de recalcar su mala suerte, tratando sin mucho efecto de encontrar alguna solución y salida. En un momento (justo cuando está decidiéndose por una salida… la de si terminar con su vida o no) se viene a acordar de Dios y lo cuestiona, lo interpela, le pregunta que por qué lo ha abandonado, que por qué no merece ser escuchado por el supremo.

De una manera milagrosa aparecerá AngelA (sí, el personaje le da nombre a la película) interpretada por la impresionante modelo danesa Rie Rasmussen que, justo ese mismo día, a la misma hora, en el mismo puente, canal y película viene a querer suicidarse también… Y se tira directamente del puente (si… manera milagrosa extraña; pero milagrosa al fin… ¿no?). Acto seguido: André se tira a rescatarla. Así es que, aunque sea una le salió bien en el día.



A partir de que salgan del agua tendremos ya: Mucho mucho diálogo (en ocasiones brillantes y en otras no tanto) y dos personajes que son (como la película…) el blanco y el negro. No lo había comentado aún; pero esta es una película en blanco y negro. Así es que tendremos en un plano bastante gracioso a André y Angela uno frente al otro discutiendo saltando a la vista lo que ya en el póster se puede notar: André es mucho más bajito que AngelA.

Esta diferencia, este antagonismo (repetido si se quiere tanto en el uso del color como en los personajes y sus características) irá más allá de las diferencias físicas. Que no son pocas ya que AngelA es una impresionante y esbelta modelo danesa, rubia y de ojos claros que mide 1,80 (y parece de 2,30 al lado de André) mientras que André es un hombre bajito de tez más oscura, con ojos, barba y pelo negro. Esta diferencia entre los personajes ya está recalcada cuando salen del agua no sólo por como son los actores/personajes físicamente; sino que además veremos que ella está de negro, casi desnuda (bueno no tanto… ) con pinta de [añadir una palabra de cuatro letras que empieza con “p” y termina con “a””, y que aunque supuestamente estemos hablando de un personaje angelical no es “pura”]; y él atiborrado de ropa y con un abrigo beige. Si: Visualmente el personaje de AngelA es mucho más atractivo (en cualquier fotograma de la película) y sus piernas serán los pilares de atención de la mirada atenta de esposos o novios acompañados de novias o esposas celosas.

Este antagonismo que describo entre los dos personajes no es ni por asomo exclusivamente visual; ya que AngelA se nos mostrará desde un primer momento con una personalidad, una postura y una voz mucho más segura, imperativa, decidida, activa y audaz de su (y así se autodefine él mismo) patético, inútil, débil, pasivo, cobarde y quejumbroso compañero sin norte definido.

Hay que decirlo: Los cuatro personajes de la película están elegidos muy, pero muy bien. Quién lee se preguntará ¿Qué cuatro personajes? Me refiero a André, AngelA, París y el blanco y negro.
Uno que hasta ahora no había mencionado es París. Bueno, su presencia es exuberante, esencial, total, completa y constante. Todos los puentes recorridos, las callejuelas pequeñas y rebuscadas u otros lugares “un poco” más conocidos como La Torre Eiffel (coloco una foto en la cual tenemos una vista panorámica, junto a un protagonista a punto de ser lanzado al vacío por unos mafiosos con los que está endeudado; pero quédense con la vista…) hacen de esta otro personaje más de la película que Besson (el director) concibió como tal.

Pero volvamos un poco al autor. Luc Besson es un francés enamorado de París (¿habrá mejor lugar para hacer una película romántica?) nacido en 1959. Creció en Yugoslavia y Grecia y es hijo de una pareja de monitores de submarinismo (lo que hace más entendible que nos encontremos con películas como “El gran azul” o “Atlantis” en su filmografía). Parece ser que a raíz de un accidente de buceo se vio forzado a abandonar la carrera en la cual pensaba incursionar: Biología Marina. Así es que, como es tan parecido… terminó haciendo cine (¿?). No, en serio: ¿Tendrá algo que ver con que los personajes de la película que nos ocupa se caigan (o tiren) más de una vez al agua? Podría ser interesante de pensar…

Yo recordaba que eran de su autoría películas de gran talla como las ya mencionadas “Juana de Arco” y “El Quinto Elemento” (donde podemos encontrar reflexiones como el amor que, si bien son galácticamente distintas creo que “reflexionan” o tocan el tema de formas entre las cuales se puede encontrar una coherencia bastante particular). Protagonizadas ambas por Milla Jovovich, mujer y actriz que tiene algunos elementos físicos, elementales y fuertes en común con Rasmussen; así como no descartaría pensar en elementos en común entre esta (Milla) y ya no la actriz; sino la personaje: AngelA (puesto que Milla fue la mujer de Besson) aunque creo que ya me puedo estar yendo demasiado lejos con una afirmación así. Pero más allá de estas películas de gran factura, de la cual “AngelA” se diferencia por ser una producción mucho menos costosa y más personal para su creador, también me encontré con que había dirigido “Nikita” (película de 1990 que tengo vista y presente, pero de la cual no recordaba el nombre del director). Y aquí creo que podemos encontrar otro elemento común en su filmografía: “Qué fuerza, que carácter y que belleza que tienen todos estos personajes femeninos”.

Pero ¿Qué estará buscando Besson con esta película?

Creo que busca expresar cosas bastante suyas, problemas humanos y cotidianos (y proclives de personajes como el de André, con el cual Besson parece tener algunas características en común [¡ojo! esto lo expresa él mismo]); creo que busca decirle al espectador (o al menos a ciertos espectadores) que a veces muchas cosas pueden necesitar cambiarse; pero que son inigualables a un cambio interior, y que veces hay que tratar de conectarnos con nosotros mismos.

Yo tengo que decir que, si bien esta película (que es una comedia romántica) tiene algunas cosas muy positivas no llega a ser nada demasiado espectacular ni original (pese a su inteligencia, su excelencia técnica, su buena fotografía, la música, los actores excelentemente elegidos y sus buenas actuaciones). Creo que es una película ideal para ir a ver en pareja (presente o en potencia). Pero quiero terminar con algo que si me pareció nuevo: Nunca (si bien está dentro de la trama y muchos pueden no verlo necesariamente así) me habían dicho a mí como espectador (puesto que cuando un actor habla y mira a cámara logra incomodarnos en parte justamente gracias a la sensación consciente o no de que se dirige a nosotros) “Te amo”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...