Apuntes sobre las nominaciones a los Goya

También la lluvia

Solo unas horas después de conocer cuáles son los nominados en la edición 25 de los Premios Goya, llega el momento de buscarle las cosquillas a un listado que siempre es muy dicutible (y discutido). Lo cierto es que este año la mayor parte de las candidaturas eran previsibles y que apenas ha habido sobresaltos. Pero entre tanta rutina, algo podremos rascar.

Nominaciones abultadas, como siempre. El pan nuestro de cada año. Las películas favoritas se llevan una barbaridad de nominaciones, mientras que la gran mayoría de la producción nacional se queda sin presencia en la gala. Parece ser que los académicos de este país, cuando deciden apoyar a una película, deciden que es la mejor en todo, incluyendo efectos especiales, de sonido y dirección de producción (que no sabemos muy bien lo que es). O eso o es que ven poco cine español. Esperemos que los premios estén mejor repartidos.

El presidente nominado. Había curiosidad por saber como iba a ser recibida por los académicos Balada triste de trompeta, la primera película de Álex de la Iglesia como Presidente de la Academia. Aunque si tenemos en cuenta que la discreta Los crímenes de Oxford fue nominada a Mejor Película, en esta ocasión no podía quedarse fuera. La cuenta se ha saldado, a pesar de la sorprendente ausencia de la lista de Carlos Areces (a medio camino entre protagonista y revelación), con 15 nominaciones, más que ninguna otra película, pero con alguna discutible…

Actriz de reparto, esa categoría. … como la de Terele Pávez, cuyo papel en Balada triste de trompeta es tan breve como parecido al que interpretó en La comunidad. Y encima, tiene opciones ya que podrían premiarla a modo de homenaje. Aunque también se ha colado Laia Marrull, que cada vez que aparece en los Goya, arrasa. Las que se han quedado fuera son dos ilustres veteranas: Concha Velasco y Ángela Molina, espléndidas en Rabia y Carne de neón respectivamente. No todo es una cuestión de ser famosa.

Aceptando a los extranjeros. Hace dos años, asistiamos sorprendidos a la derrota casi total de Steven Soderbergh y Woody Allen en los premios del cine español.  Al neoyorkino le ha tocado perder otra vez (y con más fuerza, porque Vicky Cristina Barcelona al menos obtuvo un Goya), y los académicos han decidido ignorar a Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas, toda una Palma de Oro que optaba a los Goya por estar coproducida por Lluís Miñarro. Al menos, Buried sí ha conseguido colarse en las categorías principales, y Ryan Reynolds podría pisar el Teatro Real antes de estrenar Green Lantern (aunque perderá, como ya lo hicieran Kidman y Mortensen). Otro que ha salido reforzado es el mexicano Iñárritu, aunque su caso es menos llamativo.

¿Origen? Hace dos ediciones, la nominación de El caballero oscuro en la categoría de Mejor Película Europea sorprendía a propios y extraños. Lo que no esperábamos en esta ocasión es que Origen, la siguiente obra de Nolan, se quedara fuera (y estaba entre las votables). De todas formas, y como viene sucediendo desde hace tiempo, esta es la categoría con más nivel (un poco triste, ¿no?).

Líbranos del mal. Se rumoreaba que El mal ajeno podía conseguir alguna nominación. Damos gracias porque finalmente no ha sido así. Tampoco le han ido bien las cosas a Bon appétit, que partía como una de las favoritas y se ha conformado finalmente con la nominación a Mejor Director Novel.

 Medem, Mañas y León de Aranoa, ¿olvidados? El año en que el público decidió dar la espalda a tres de los grandes del cine español, los Goya (que en su momento los encumbraron) han secundado la moción casi completamente. Amador y Todo lo que tú quieras no han obtenido ni una sola nominación, pero Habitación en Roma se ha salvado de la quema, ya que opta a cuatro premios.

Babi Forever. Lo de la nominación al guión adaptado de 3 metros sobre el cielo no entra dentro de ninguna lógica, más allá de la intención de querer reconocer al mayor triunfo comercial del año. Sin embargo, Los ojos de Julia y Que se mueran los feos, otros dos éxitos en taquilla, han sido prácticamente olvidadas, salvo por la nominación a Belén Rueda.

Las mejores películas españolas del año. Rabia y El idioma imposible no han conseguido ni una sola nominación. La mujer sin piano tampoco, aunque en realidad fue presentada a los premios el año pasado, yéndose de vacío. Todas las canciones hablan de mí y Planes para mañana han logrado colarse con dos nominaciones cada una, algo que habrá que celebrar con cava viendo como están las cosas. De las que se han olvidado también son de Carne de neón y Secuestrados, aún inéditas en los cines pero que estaban entre las elegibles. Flaco favor a sus respectivos devenires comerciales.

En Notas de Cine | Consulta la lista de nominados

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...