Blu-Ray y el cine en alta definición (I)

Análisis del Blu-Ray y su inserción en el mundo del celuloide. El presente año debería ser el momento del despegue del Blu Ray, este permite reproducir imagen en alta definición y sonido sin comprimir. Realicemos un rápido repaso por el pasado, presente y futuro de esta nueva forma de ver cine en televisión en una serie de puntos que ayuden a despejar las dudas más comunes.

Tras la campaña navideña, los centros comerciales se han visto en una situación inédita hasta ahora. Multitud de personas se han presentado con películas en Blu-ray para cambiarlas por su versión en DVD porque, a la hora de comprarlas, no habían distinguido la diferencia entre ambos formatos y se habían llevado a casa unos discos que no reconocían sus reproductores de DVD.

El presente año debería ser el momento del despegue del Blu Ray, este permite reproducir imagen en alta definición y sonido sin comprimir. Realicemos un rápido repaso por el pasado, presente y futuro de esta nueva forma de ver cine en televisión en una serie de puntos que ayuden a despejar las dudas más comunes.


Blu Ray y la evolución en el almacenamiento de datos

El disco Blu-Ray, con sus 25 gigas de capacidad (50 con doble capa y cientos de gigas en un futuro próximo), es el resultado directo de la evolución en los sistemas de almacenamiento. De los floppys y disquetes (que podían albergar unos pocos kas) en los 80 a la llegada en los 90 del CD (700 megas) y el DVD (4,7 gigas) la evolución de estos formatos siempre ha ido ligada a la creciente necesidad de tener más y más espacio en el que almacenar datos.

A partir de ahí el CD se utilizó también para albergar música, lo que jubiló al vinilo y a las casetes, y posteriormente el DVD se estableció como estándar de vídeo, lo que borró del mapa en tiempo record al VHS. Así las cosas y centrándonos en lo que nos interesa, la reproducción de películas, lo primero que hay que tener claro es que el disco Blu Ray, como nuevo sistema de almacenamiento que es, necesita de un reproductor específico para hacerlo funcionar, siendo la calidad de imagen y sonido que guarda en su interior imposible de almacenar en un DVD.

Blu Ray Vs. HD-DVD

Al igual que Beta, VHS y vídeo 2000 se enfrentaron en una cruenta guerra por ver cual se convertía en el estándar de vídeo, la alta definición ha tenido a dos grandes púgiles que se han batido en una dura contienda hasta que sólo uno ha quedado en pie. Sony con su Blu-Ray ha machacado al HD-DVD de Toshiba gracias, entre otras cosas, al caballo de Troya que ha supuesto su consola PS3. La ventaja en esta ocasión ha sido que el usuario, gravemente perjudicado en la anterior contienda, casi ha salido ileso de esta, ya que el combate se ha decidido antes de que se popularizaran ambos formatos.

Os emplazo al próximo post, ‘Blu-Ray y la lentitud en su estandarización’ donde veremos cuales son las trabas que está encontrando el Blu-Ray a la hora de ser aceptado por el público como sistema de reproducción de películas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...