Blu-Ray y el cine en alta definición (II)

Análisis del Blu-Ray y su inserción en el mundo del celuloide. Una de las quejas que más sonaron en la transición del VHS al DVD fue que la incompatibilidad de formatos dejaba obsoletas nuestras viejas cintas de vídeo. Por el contrario, los reproductores de Blu-Ray asimilan los soportes digitales anteriores. Esto, que a priori podría parecer una baza a favor del Blu-Ray, se vuelve en su contra al frenar las ventas de películas en dicho formato.

Continuamos la serie de post dedicados al nuevo sistema de vídeo en alta definición Blu Ray respondiendo a una pregunta que se hace mucha gente: ¿Por qué está resultando tan lenta la implantación del Blu-Ray?

La incertidumbre del público no es buena para un producto, las dudas frenan sus posibilidades de asentamiento en el mercado. La pregunta más arriba expuesta puede deberse a la anterior referencia que tenemos, en un par de años el DVD arrasó con el VHS. Si ahora mismo existe más confusión que claridad con respecto al Blu-Ray ¿a qué se debe?. Veamos una serie de puntos comparando las respectivas carreras del DVD y el Blu-Ray que pueden ayudarnos a comprender la actual situación.


1- Cuando apareció el DVD, la diferencia de calidad y prestaciones con respecto al VHS eran más que evidentes. Algo que pasó entonces desapercibido pero que ahora cobra importancia estriba en la facilidad con la que se podía cambiar de formato. Uno se compraba el nuevo reproductor y listo.

Con el Blu Ray es distinto. Para acceder a sus bondades antes debemos contar con una televisión HD-Ready o Full-HD (lo que conocemos como plasma o LCD). Estas televisiones tienen por fin a día de hoy un precio asequible, pero es lógico su lento establecimiento en las casas. Tras ese primer paso es cuando aparece en la mente del usuario la posibilidad de hacerse con un reproductor de vídeo HD a medida.

2- Una de las quejas que más sonaron en la transición del VHS al DVD fue que la incompatibilidad de formatos dejaba obsoletas nuestras viejas cintas de vídeo. Por el contrario, los reproductores de Blu-Ray asimilan los soportes digitales anteriores. Esto, que a priori podría parecer una baza a favor del Blu-Ray, se vuelve en su contra al frenar las ventas de películas en dicho formato.

3- Enlazando con el anterior punto,  resulta evidente que el éxito de un sistema de vídeo pasa por el éxito de ventas de las películas que alimentan ese sistema. El precio de una película en Blu-Ray ronda en España los 30 euros. Con multitud de títulos en DVD a precio de saldo resulta bastante difícil convencer al respetable de optar por la misma película en un formato y no otro. Es un problema que se solucionará mas pronto que tarde, la urgencia que tiene el Blu-Ray de convertirse en un estándar hace que ya podamos encontrar títulos a 20 euros y sólo hay que recordar el precio medio de los primeros títulos en DVD hace diez años, 24 euros.

4- Uno de los factores del éxito del CD y el DVD recaía en su, por entonces, atractivo aspecto de modernidad, casi como de película de ciencia ficción. En la actual era digital donde el formato de disco está siendo relegado por el almacenamiento en pequeños discos duros (MP4, móviles, pendrives, discos duros portátiles, centros multimedia), lo que antes era la vanguardia puede dar hoy la impresión de obsoleto.

5- Por último y aunque parezca una tontería, a simple vista un DVD y un Blu-Ray parecen la misma cosa, ¿Por qué voy a pagar cinco o seis veces más por algo que parece exactamente lo mismo?.

Nos vemos en el siguiente post en el que hablaremos sobre la calidad de imagen y sonido que ofrecen las películas en alta definición.

En Cartelera10 | Blu-Ray y el cine en alta definición (I)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...