Blu-Ray y el cine en alta definición (III)

En el presente post sobre el sistema Blu Ray nos centraremos en su capacidad para mostrar gran calidad de imagen y sonido en lo que vulgarmente se conoce como películas en HD.

En el presente post sobre el sistema Blu Ray nos centraremos en su capacidad para mostrar gran calidad de imagen y sonido en lo que vulgarmente se conoce como películas en HD.

Como ya hemos comentado anteriormente, para poder disfrutar de las posibilidades de una película en Blu Ray hacen falta un televisor HD-Ready o Full HD y un reproductor Blu Ray, ambos conectados entre sí a través de un cable HDMI (el sucesor del euroconector que permite hacer circular por su interior una cantidad ingente de datos).

No resulta extraño encontrar la decepción en nuevos usuarios de una televisión HD. Una vez instalada en casa, lo que aparece en pantalla deja que desear y no suele cumplir las expectativas. Y es que las emisiones de televisión en HD, por lo menos en España, todavía pueden contarse con los dedos de una mano (juegos olímpicos, partidos de fútbol y algunas películas de pago). Por otro lado, un reproductor DVD normal (sin escalado HD) se queda corto ante las prestaciones de este tipo de televisores. Imaginad cómo al ampliar una fotografía esta pierde detalle y deja ver un excesivo grano y un mayor número de imperfecciones, pues así aparecen en esas enormes pantallas panorámicas nuestras películas en DVD.


Sin embargo, una Televisión HD y un reproductor Blu Ray parecen estar hechos el uno para el otro. Es en este binomio donde de verdad sacamos partido a las posibilidades HD de nuestros flamantes televisores. Las películas en DVD ganan en nitidez por el escalado a alta definición que realiza el reproductor (una técnica que simula la alta definición en nuestros títulos en DVD que hace que se vean realmente bien), pero es con las películas en Blu Ray donde de verdad notamos la diferencia. Con la capacidad de reproducir una resolución de imagen a 1080p y con la emisión de sonido por siete canales sin comprimir (evidentemente con la ayuda de un home cinema), resulta curioso como la siguiente vez que uno va al cine le parece que la película se ve mal.

Mostrando las lindezas de una película en alta definición a un amigo este me comentaba entre asombrado y confundido que la realidad no es así, y es que la calidad de imagen, de tan nítida, llega a parecer irreal. Una frase que me gusta soltar y que suele hacer sonreír al respetable es que la realidad es más borrosa que lo que nos muestra una película en Blu Ray. En verdad resulta un auténtico espectáculo pero, como todo hasta ahora, también tiene sus puntos negros. Quedamos citados en el próximo post para descubrir la otra cara de la moneda.

En Cartelera10 | Blu-Ray y el cine de alta definición (1 y 2)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...