Crítica: Ágora

Ágora, critica

Título: Ágora
Director: Alejandro Amenábar
Género: drama
Duración: 120 minutos
Intérpretes: Rachel Weisz, Max Minghella, Oscar Isaac, Michael Lonsdale
Ágora, trailer final
Ágora de Amenábar, trailer
Ágora, nuevos posters
Ágora, nuevas imágenes
Primeras imágenes: Agora
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Pura relojería cinematográfica, conmovedora y meritoria pese a ciertos defectos

Tras Mar adentro, Amenábar apuntaba alto con una superproducción europea de conflictos históricos y romances frustrados. Ágora es un film difícil pero extraordinariamente logrado, noble y conmovedor, aunque deja entrever los defectos habituales de su director. Cada film suyo es recibido en loor de multitudes por unos para desesperación de otros, y viceversa.

A mi modo de ver, estos defectos son siempre los mismos, película tras película. Amenábar dibuja en guiones primorosamente pensados y estructurados conflictos que van desde lo cotidiano hasta lo trascendental,  en géneros como el terror, el drama o ahora incluso el peplum. Pero siempre le falta trasmitir cierta energía. Es muy bueno con el suspense, así como con la tragedia. Pero carece de sentido del humor, de ironía, y su cámara me resulta siempre algo monótona –se echa de menos mayor dinamismo en las dos espléndidas escenas de acción del film-. No puede retratar sentimiento o pasión a pesar de que exprima excelentemente a sus actores y la película trate precisamente de esto.

Ahora bien, la presencia de todos estos defectos en Ágora –si bien atemperados- no nos impiden reconocer el excelente film que es. Amenábar, por si cabía alguna duda, apuntaba alto y no solo en lo relativo al presupuesto. Un drama histórico tan intimista como épico, que mostrara los vaivenes románticos de un grupo de protagonistas en el momento más tempestuoso imaginable, en el que, por si fuera poco, chocan dos visiones del mundo y del hombre de forma colectiva y personal.

Pues bien, es precisamente en el retrato social de la Alejandría de hace mil quinientos años donde el director de Mar adentro hace pleno. Sin dar la plasta al espectador ni aburrir al personal con un exceso de datos, Amenábar se revela como un maestro para hacernos intuir de forma meridianamente clara los gravísimos conflictos que recorrían la espina dorsal de la ciudad. Los cristianos, la secta de los parabolanos, los paganos…todos son perfectamente identificables hasta para el más despistado, y todo en Ágora parece narrativamente engrasado y pensado.

El director también tiene tiempo para dar una serie de pinceladas en plan trascendental –esos planos por satélite de la tierra en la muy notable secuencia de la revuelta que culmina en la destrucción de la Biblioteca, o la muy Spielbergiana escena de la limosna al pobre- y de definir una serie de personajes –hasta cuatro- en un film que, sin embargo, nunca pierde el camino ni se extiende más allá de unas perfectas y ajustadas dos horas. Pese a evidentes y necesarias obviedades, me parece que  funciona muy bien en este aspecto.

Lástima –pero no mucho- de los defectos apuntados más arriba. Amenábar me sigue pareciendo incapaz de presentar ya sea pasión amorosa como pasión científica –pasión, al fin y al cabo-, así como cualquier intento de simpatía y calidez, aunque rebajando su mirada de vez en cuando hacia la mera anécdota. Pero hay que quitarse el sombrero no tanto ante su evidente destreza al manejar semejante presupuesto –si lo enfatizamos caeríamos en ese sentimiento de inferioridad que atenaza el cine español-, sino por su voluntad de navegar continuamente a dos aguas, igual que lo hacen Hipatia y los habitantes de Alejandría, sin caer en la ambiguedad y la confusión.

Agora, por si cabía alguna duda, es un film finalmente conmovedor, que confirma que Amenábar es bueno –no la segunda venida de Cristo-, y que lo mejor todavía puede estar por llegar, si no cae en un exceso de trascendentalismo.

En Notas de Cine | Todo sobre Agora | Todo sobre Alejandro Amenábar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...