Crítica: Agua para elefantes

Agua para elefantes crítica

Título: Agua para elefantes
Título original: Water for elephants
Director: Francis Lawrence
Duración: 110 minutos
Género: drama, romántico
Fecha de estreno en España: 6 de mayo
Intérpretes: Robert Pattinson, Reese Witherspoon, Christoph Waltz
Agua para elefantes, trailer en español
Agua para elefantes, trailer de la nueva película de Robert Pattinson
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Absolutamente previsible pero extremadamente agradable

Debo confesar que asistí a la proyección de Agua para elefantes con muy pocas esperanzas. Desconocía la novela en la que se basa, escrita por Sara Gruen, y ahora que he visto la película que ha dirigido Francis Lawrence con indiscutible buen gusto, pero indisimulado acaramelamiento, dudo que vaya a abordarla (un servidor está ahora mismo sumergido en El Águila de la Novena Legión, de Rosemary Sutcliff, que por cierto les recomiendo). Pero lo cierto es que tras finalizar Agua para elefantes, pese a la absoluta falta de sorpresas que depara el filme, en realidad no hay tantas cosas que reprocharle.

Al contrario. En Agua para elefantes hay diversos aspectos que convierten la historia pergreñada para la pantalla por el guionista Richard Lagravenese en un aceptable relato de época. Lagravenese, autor de Los puentes de Madison y cierto grupo de filmes románticos notables como ‘El hombre que susurraba a los caballos’, o más mediocres como ‘Postdata Te quiero’, sabe jugar muy bien con la nostalgia y nos introduce muy bien en la historia gracias a un impresionante Hal Hoolbrook, quien con cinco minutos de personaje se adueña de la película y allana el camino a un correcto Pattinson. La preciosista y pictórica labor de Francis Lawrence, director de fantasías como ‘Soy Leyenda’ y ‘Constantine’ -que demuestra ser un buen artesano capaz de abordar todos los géneros- y la actuación de su trío protagonista consiguen hacer el resto pese a lo absolutamente previsible de la historia.

Donde el filme de Lawrence naufraga, si bien no de forma estrepitosa, es a la hora de dibujar un triángulo amoroso verdaderamente apasionado y trágico. Se trataba de una de las cuatro patas de la mesa y motivo principal de que la cinta no remate unos resultados brillantes. Al guión de Lagravenese le falta cierto sentido de la tragedia, de la sorpresa, o, en todo caso, de peso específico al presentar las relaciones entre éstos. Un defecto que la preciosista puesta en escena de Lawrence, tan cautivadora en otros aspectos, no logra disimular; y también pese a la presencia de Christoph Waltz, un malvado demasiado evidente como para que nos importen demasiado sus sentimientos.

En todo caso, Agua para elefantes queda como un muy correcta y amable pieza dramática que además de proponer una aventura romántica al espectador, funciona tanto como relato de iniciación seductor (el de Jacob en el mundo del circo), nostálgico retrato de época (con el trasfondo de la gran depresión acorralando a los protagonistas) e incluso aventurero (no falta un malo con fuerza, personificado en la figura del poderoso Christoph Waltz, así como ciertos toques pseudo mágicos).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...