Crítica: Amelia

Amelia, crítica

Título: Amelia
Directora: Mira Nair
Género: drama, biopic
Fecha de estreno en España: 20 de noviembre
Intérpretes: Hilary Swank, Richard Gere, Ewan McGregor
Amelia, tráiler y póster español
Amelia, trailer
¿Debo ir a verla? ★☆☆☆☆ Paupérrima y solemne e inofensiva biografía de Amelia Earhart

Amelia es uno de esos films narrados en forma de telegrama. Sin atreverse a meterse en harina realmente con lo que está contando, la película de Mira Nair tiene un miedo atroz de contar cualquier cosa que perjudique el icono americano de Amelia Earhart y pasa de puntillas por todo.

Naturalmente, a quien le importen un comino las hazañas de la piloto y sus amores, que ni se le ocurra pagar la entrada de Amelia. Pero la cosa es todavía peor. Porque Amelia es hueca: no tiene nada, pero nada de nada. Sólo puede entenderse como producto de una campaña feminista tímida y sosa, diseñada para decir, pero muy bajito, que las mujeres pueden llegar hasta donde se lo propongan.

Por supuesto, nada en contra de esto último. Pero Amelia es un film falsamente solemne, cursi, confuso y poco interesante, que pasa por encima de todos los episodios de la vida de Earhart que podían haber dado de sí a nivel dramático y sin poner la puntilla sobre nada en concreto: de vergüenza ajena es el tratamiento de la infidelidad de Earhart a su marido con Gene Vidal, todo un ejemplo de tirar la piedra y esconder la mano a nivel de tono, de historia, de todo. El resultado es un peloteo de dos horas hacia la figura de una mujer con toda seguridad admirable, que por eso mismo hubiera merecido un biopic menos aburrido que éste.

Amelia es uno de esos films bienintencionados, con una banda sonora omnipresente e inexplicablemente solemne. Pero Mira Nair no logra ningún tipo de perspectiva sobre la figura supuestamente analizada, por lo que el resultado son un puñado de inconexos lugares comunes que ni representan nada y que, para mas inri, dejan también el retrato de una época para otra ocasión. El viaje final de Amelia carece de épica, como de romanticismo la tensa espera de aquellos que la aman.

Si a ello añadimos la labor de una voluntariosa pero insoportable Hilary Swank, (si bien es cierto que no tiene guión ni historia donde agarrarse) y un correcto Richard Gere, que se me antoja lo mejor de la función lidiando como puede con un personaje masculino florero, el resultado es un bluff de campeonato.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...