Crítica de Cine: Ladrones

Como si de un pase de modelos se tratara en Ladrones, un grupo de estudiosos criminales planean un plan que no saldrá como habían estudiado

Esto de crear escuela tiene su doble juego. Me explico. No es sólo porque salgan algunas copias, sino porque la mayoría se caen por la mitad y dejan aún en un mejor lugar a la original. Sin ser lo mismo, pero sí bebiendo en muchos de sus conceptos esta Ladrones, se basa en la idea de Ocean’s Eleven entre otras, en las que unos amigos de lo ajeno de guante blanco, casi matemáticos, casi orfebres, casi arquitectos logran planear al detalle los más complicados robos.

Además, para más inri esta película tiene el hándicap de casi coincidir con otra del mismo subgénero, aunque diferente en su concepción, Ciudad de ladrones de Ben Affleck. En el caso que nos ocupa se prioriza más el ritmo trepidante en sus escenas de acción y en un intento de desarrollo de los personajes. Tengo que dejarlo en intento porque es casi imposible querer elaborar la historia de tantos sin que se pierda el hilo de la historia principal.

Lo que sí es demasiado llamativo es esa apuesta por unos ladrones guapos, ricos, listos e incluso con una estricta moral y ética, a pesar de no titubear si tienen que apretar el gatillo. Parece como si esos delincuentes hubieran tenido que pasar por un filtro para ser modelos. ¿Y quien debe evitar que vuelvan a delinquir? Pues Matt Damon que interpreta a un policía de esos de la vieja escuela, excesivo en el uso de la fuerza, y que antepone su trabajo a su vida personal. El carrusel de actores solventes es de lo más destacado de la película. Aunque me quedo con el efectivo Idris Elba, que descubrí en la no siempre suficientemente reconocida The Wire.

Una de las escenas que mejor refleja el espíritu de la película es la eterna persecución a pie de la policía a uno de los héroes ladrones, el protagonizado por el cantante y actor Chris Brown, que no se detiene ni ante la ley de la gravedad. Un espectáculo en cuanto a la capacidad atlética del personaje, pero completamente prescindible o, como mínimo, reducible a un metraje mucho menor.

Así que si aún no has visto ninguna película de ladrones estrenadas, tienes dos opciones: una más reposada (Ciudad de ladrones) y otra más espectacular, la que nos ocupa. En todo caso, como este es un espacio subjetivo no dudo en quedarme con la primera. Ladrones es mucho más olvidable.

Fotografía: web oficial

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...