Crítica de cine: The Way

The Way es una cinta en que se rinde un homenaje al Camino de Santiago y en el que Emilio Estévez escribe y dirige una historia sobre una experiencia que transforma al protagonista

Los paisajes de Galicia son los principales protagonistas de esta cinta de Estévez

Si ya en la propia teoría realizar una crítica es ofrecer una visión subjetiva de alguna producción cultural o artística, en este caso con mi opinión sobre The Way es aún más personal de lo habitual. Y lo es porque soy un apasionado del Camino de Santiago y he repetido en dos ocasiones ese caminar durante centenares de kilómetros en una ruta física pero también espiritual. Por eso, cuando supe que estrenaban la película que Emilio Estévez había filmado en esta ruta no lo dudé ni un minuto y me lancé a verla.

Que conste que se trata de una película hecha por y para lucimiento del Camino de Santiago y es precisamente éste el principal de sus atractivos. Si alguna vez has tenido esta experiencia querrás descubrir en pantalla muchos de los lugares por lo que pasaste. Si no has sido peregrino pero en cambio sí te llama la atención puede que verla te acabe de convencer para lanzarte a esta aventura. Pero si no te llama la atención nada esta famosa ruta, te recomiendo que mires mejor otras películas que están en cartelera, que por suerte con la llegada del frío hay varias que merecen la pena.

Después de esta advertencia, vayamos al grano. La película está escrita y dirigida por Emilio Estévez y no se ha rebanado demasiado el cerebro, ya que hay una cantidad de tópicos sobre nuestro país y sobre el Camino de Santiago que más de una vez provocará cierto malestar.  En ocasiones, parece más un anuncio largo sobre los maravillosos paisajes que se pueden ver en el Camino, algo obvio si tenemos en cuenta que está patrocinada por Xacobeo 2010 y la Xunta de Galicia. Una lástima, sobre todo si tenemos en cuenta que tanto el director como el protagonista y padre, Martin Sheen, anunciaron que estuvieron bastante tiempo para evitar caer en las mismas generalidades que Woddy Allen hizo con Vicky Cristina Barcelona. Pues la verdad es que no se esforzaron demasiado.


La historia trata sobre un prestigioso oftalmólogo de California que recibe una llamada desde Francia indicándole que su hijo ha muerto en un temporal en los Pirineos. El padre no dude en ir a Francia y allí decide hacer lo que su hijo no pudo: acabar el Camino de Santiago llevando la ceniza de su hijo consigo. Y con esa excusa se filma casi un publirreportaje de esta ruta y en ella el padre protagonizado por Martin Sheen reflexiona sobra su relación con su hijo fallecido y conocerá a peregrinos que le hará valorar la forma de vida que tenía hasta entonces.

Fotografía: web oficial

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...