Crítica de Justin Bieber: Never Say Never

Justin Bieber Never say never crítica

Título: Justin Bieber: Never say never
Directora:  Jon Chu
Género: documental
Duración: 105 minutos
Fecha de estreno: 15 de abril
Intervenciones: Justin Bieber, Miley Cyrus, Jaden Smith
Justin Bieber: Never Say never, tráiler
Justin: Bieber: Never Say Never, tráiler final español
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Una película más interesante como documento sociológico que como obra cinematográfica.

Justin Bieber se ha convertido en el primer fenómeno musical cocinado casi íntegramente en la web 2.0, aquella caracterizada por el imperio de las redes sociales. No es casualidad que uno de sus álbumes se titule  ‘My World 2.0′. El cantante y sus asesores han sabido utilizar como nadie YouTube, Twitter y Facebook para crear a un ídolo de adolescentes.

Justin Bieber: Never Say Never es un documento que certifica ese éxito a través de una mezcla de película concierto, que recoge diferentes actuaciones en una gira que tuvo su punto culminante en el Madison Square Garden, y documental biográfico. Si a ello sumamos el uso de las tres dimensiones, tendremos el típico producto apto para triunfar entre las enfervorizadas fans y el público adolescente.

Jon Chu, director de películas de baile como ‘Step Up 2: The Streets’ o ‘Step Up 3D’,  dirige todo como una combinación de videoclip y reportaje televisivo. En todo momento, uno tiene la sensación de encontrarse ante un programa de la MTV. No en vano, el popular canal de televisión es el productor de la cinta.

Como era de esperar, la película es una hagiografía que recoge la vida y milagros del cantante canadiense. Su duro esfuerzo,  su entrega a las fans y su confianza en el éxito son los principales rasgos que se destacan del artista. También se documenta la pasión de unas seguidoras, en su mayoría adolescentes, totalmente entregadas a su ídolo.

Dentro de este retrato sumamente amable, resulta sospechoso que el documental insista reiteradamente en en mostrarnos el apacible ambiente casi familiar que rodea al chaval en su gira. Tampoco parece normal que, a excepción de contadas ocasiones, el chico está rodeado casi en todo momento de mayores y se le someta a unos esfuerzos más propios de una persona adulta que de un adolescente.

Esperemos que no estemos ante un nuevo caso de cantante con niñez y adolescencia desdichada a lo Michael Jackson. El propio Bieber llega a comentar que no le gustaría que, como le ocurrió al fallecido rey del pop, se le robara la infancia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...