Crítica: Ella, una joven china

Ella, una joven china

Título: Ella, una joven china
Título original: She, a chinese
Directora: Xiaolu Guo
Duración: 98 minutos
Fecha de estreno: 16 de julio
Intérpretes: Lu Huang, Geoffrey Hutchings, Wei Yi Bo
Ella, una joven china: póster en español, tráiler y clips
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Un interesante viaje que es a la vez físico y cinematográfico.

El primer punto fuerte de Ella, una joven china, una película interesante pero que no termina de explotar su potencial, lo encontramos en lo bien que ha adaptado la directora Xiaolu Guo las distintas partes que atraviesa el relato a unas formas determinadas y claramente diferenciadas. Así, a la vez que seguimos a la joven Mei en su recorrido desde su país hasta el viejo Londres, descubrimos las distintas potencialidades expresivas que tiene la imagen cinematográfica en el siglo XXI.

El film se desarrolla en tres momentos, que se corresponden con diferentes espacios (aunque la directora elabora una caprichosa distinción por capítulos, que he decidido obviar). Al principio, Mei es una habitante más en la China rural, en la que los valores y la solidaridad han dado paso a la decadencia y la industrialización. En algunos instantes, la impresión es la de estar viendo una ficción poco lograda de Jia Zhang-ke. Cuando la joven se muda a la gran ciudad, la fotografía se llena de colorido y de luces llamativas. La estética emula entonces a la del cine de Tsai Ming Liang, ese que no se puede despojar del formato digital como sustancia expresiva, y que evoca una sensación constante de melancolía y soledad, que también hace aquí acto de presencia. Y cuando en la segunda mitad del film, la acción se desplaza a Londres, la realizadora opta por una apariencia menos transgresora, más cercana al canon occidental, y que acaba pasando cierta factura al resultado final.

El segundo punto fuerte de Ella, una joven china radica en su personaje principal, una extraordinaria creación. Sus acciones pueden resultar a veces poco comprensibles o discutibles, pero es ahí precisamente donde radica su humanidad. Mei se enamora de verdad y por interés, lucha por su suerte y a veces se la encuentra sin querer. Pero al final, sabe que está sola en esta jungla. Y es que Mei es una joven china, pero podría tener cualquier edad y ser de cualquier parte.

En Notas de Cine | Mira el póster y algunas secuencias de Ella, una joven china|

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...