Crítica: Eva

Título: Eva
Director: Kike Maíllo
Género: drama, ciencia-ficción
Fecha de estreno: 28 de octubre de 2011
Intérpretes: Daniel BrühlMarta EturaAlberto Ammann, Claudia Vega, Lluís Homar.
Eva, tráiler final y póster
Eva, teaser tráiler de una nueva mezcla del fantástico hispano
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Sensible historia donde los robots superan en calado emocional a los personajes humanos.

¿Qué nos hace ser humanos? ¿Estar hechos de carne o tener sentimientos más o menos complejos? Estas dos preguntas son las que se hacían ‘Blade Runner’ y ‘A.I. Inteligencia Artificial’, dos clásicos de la ciencia-ficción que han abordado los vínculos entre las personas de carne y hueso y aquellas réplicas creadas por los humanos a su imagen y semejanza. Eva vuelve a ahondar en el tema, aunque en la película también haya lugar para la peculiar relación triangular que mantienen los creadores de los robots humanoides.

El realizador Kike Maíllo sigue los pasos de un creador de robots que vuelve al lugar donde un década antes realizó sus  investigaciones entorno a la inteligencia artificial. Su tarea será crear el primer niño robot. Allí se encontrará con su hermano y una antigua novia a la que dejó de manera precipitada cuando se marchó. Mientras los sentimientos con la que fuera su pareja se vuelven a reavivar, el científico decide tomar como modelo de su peculiar replicante a Eva, una atípica niña.

Rodada con un gusto visual exquisito, el debut de Maíllo demuestra que la ciencia-ficción puede ser mucho más que acción y efectos especiales. El realizador ofrece un drama donde los sentimientos, humanos o robóticos, son los protagonistas. Eso no es óbice para que la película sea un ejemplo del gran nivel técnico de muchos profesionales del cine español. El diseño de producción retrofuturista de toda la película es sencillamente magistral, la fotografía es impresionante y el director demuestra elegancia en la puesta en escena muy poco común.

Quizá los grandes problemas de este interesante filme  residan en un guión irregular y un reparto sumamente desigual. El libreto se muestra sumamente acertado cuando aborda las relaciones entre humanos y robots, aunque resulta demasiado convencional cuando habla del triángulo sentimental de los tres creadores de inteligencia artificial. Por si fuera poco, los actores encargados de interpretar a los personajes de carne y hueso resultan bastante más fríos que aquellos que los que interpretan a robots. Daniel Brühl, Marta Etura o Alberto Ammann nunca consiguen la temperatura emocional que Claudia Vega o el gran Lluís Homar, encargados de dar vida a unos peculiares replicantes. Da la impresión, que como rezaba el eslogan de ‘Blade Runner’, los robots son ‘más humanos que los propios humanos’.

No obstante, a pesar de estos defectos, Eva se convierte en un más que notable filme que demuestra el gran talento de Maíllo, uno de los cineastas más prometedores de nuestro país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...