Crítica: Jack y su gemela

Jack y su gemela, crítica

Título: Jack y su gemela
Título original: Jack and Jill
Director: Dennis Dugan
Género: comedia
Duración: 100 minutos
Fecha de estreno: 20 de enero
Intépretes: Adam Sandler, Katie Holmes, Al Pacino, Santiago Segura
Jack y su gemela, trailer español
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Adam Sandler toca techo, a su manera.

Jack y su gemela podría ser una de las peores películas de Adam Sandler, un actor cómico procedente del sketch televisivo que en sus exitosas aportaciones al Séptimo Arte ha tratado de reformar para el humor gamberro el sostén de la comedia bienintencionada comedia amable de clásicos norteamericanos como Frank Capra. En esta ocasión cuenta con dos invitados de excepción que le resuelven la papeleta, al menos a un nivel comercial: la presencia del español Santiago Segura y del mítico Al Pacino tratan de compensar la pobreza de la jugada.

Porque pobre es el perfecto adjetivo para definir Jack y su gemela. Su puesta en escena es simplemente descuidada, debido a la torpe dirección de Dennis Dugan, el juntaplanos habitual del actor. Y pobre es el guión, que no plantea situaciones ni enredo cómico alguno, y que delega en la labor protagonista y por duplicado de Sandler, interpretando a un pacífico publicista y su hermana. El vestirse de moza ni es nuevo ni es garantía de buenos resultados, sobre todo con la desgana con la que Sandler acomete el presunto festín, completamente desactualizado respecto a los innegables avances que ha experimentado en la última década la fértil comedia gamberra norteamericana.

En estas circunstancias, el único gancho de Jack y su gemela es la presencia secundaria de Santiago Segura. Ni siquiera aquí Sandler ha estado original, limitándose a exigir al español que repita su creación torrentiana en un puñado de apariciones que no forman parte del montaje americano de la película. El verdadero punto de la cinta es, definitivamente, la aportación de un Al Pacino completamente consciente de lo extraño de su presencia, y que se lanza sin vergüenza a identificar su encabronada personalidad fílmica con su persona real. El actor de ‘El precio del poder’ no tiene inconveniente en repetir sus gestos más histriónicos en una aportación que, ciertamente, alcanza momentos hilarantes y un tanto surrealistas… en una comedia que no hace gracia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...