Crítica: La noche que dejó de llover

Crítica: La noche que dejó de llover

Título: La noche que dejó de llover
Director: Alfonso Zarauza
Género: Drama
Fecha de estreno en España: 20 de noviembre
Intérpretes: Luis Tosar, Nora Tschirner, Mercedes Sampietro, Chete Lera, Miguel de Lira, Fede Celada
La noche que dejó de llover, tráiler y póster
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ Extraña película que mezcla romanticismo, drama y realismo mágico con mejores intenciones que resultados

Lo mejor que se puede decir de La noche que dejó de llover es su empeño por ser diferente. Alfonso Zarauza, hasta ahora cortometrajista, intenta sumergirnos en un extraño mundo, una ciudad de Santiago de Compostela realmente inquietante, donde su héroe, un estupendo Luis Tosar, vive una de esas veladas que, para bien y para mal, marcan una vida. El realizador crea un paisaje extraño, donde elementos contemporáneos se mezclan con otros sacados claramente del pasado. No es extraño, por tanto, que al protagonista, que responde al inusual nombre de Spleen, le pirren Valle-Inclán, los Smiths y las chicas malas con flequillo.  En este sentido, Zarauza logra crear uno de esos extraños universos fuera de tiempo tan queridos por David Lynch.

Por otra parte, la película pretende hacer del humor absurdo y de cierto realismo mágico una de sus banderas. Pese a lograr una cierta atmósfera enrarecida, a la cinta le falta lirismo y poder visual para alcanzar su objetivo. Todo, por desgracia, resulta demasiado impostado.

El largometraje fracasa también a la hora de hacer mínimamante intensa la historia de amor loco entre el personaje de Tosar y una chica mala de flequillo, el sueño húmedo del protagonista. Los pretenciosos diálogos y una pésima Nora Tschirner, encargada de interpretar a la chica del filme, son los responsables de una de las principales grietas  del filme. Tampoco aportan nada las charlas de los amigos tarambanas del protagonista o la relación entre Tosar y su madre viuda, encarnada por una inadecuada y teatral Mercedes Sampietro.

En resumen, La noche que dejó de llover se convierte en un extraño filme con demasiadas aspiraciones y escasos resultados. Eso sí, Luis Tosar, pese a un ridículo postizo capilar, vuelve a demostrar que puede interpretar cualquier papel por extraño que sea. Su bohemio cabizbajo y romántico se convierte en lo mejor de este largometraje valiente pero fallido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...