Crítica: London Boulevard

London Boulevard

Título: London Boulevard
Director: William Monahan
Género: thriller
Fecha de estreno: 11 de noviembre
Intérpretes: Colin Farrell, Keira Knightley, Ray Winstone, David Thewlis
London Boulevard, trailer español
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Monahan sabotea un buen planteamiento en un mar de confusión.

Con bastante retraso nos llega el debut en la dirección de William Monahan, potente guionista ganador del Oscar por ‘Infiltrados’, y autor también de los libretos de las (algo) infravaloradas ‘El Reino de los Cielos’ y ‘Al límite’. Y la verdad, su incursión en género negro británico deja una sensación de ni frío ni calor. Porque a sus incuestionables virtudes se añaden también imperdonables defectos que Monahan se podía haber ahorrado, pero que en su peculiar agenda parecían inevitables.

No me entiendan mal: Monahan es un guionista con ideas, con una capacidad para escribir diálogos afilados, machistas, irónicos y tremendos que te clavan en la butaca. Da material a los actores y las escenas se suceden en sus películas a una velocidad atronadora. London Boulevard conserva todo esto, y además su puesta en escena resulta bastante equilibrada y fresca, sin pasarse con el artificio visual a lo Guy Ritchie. El acompañamiento musical resulta también estimulante.

Pero tras un primer acto prometedor, Monahan no acaba de decidirse entre hacer ‘Atrapado por su pasado’, ‘El Guardaespaldas’, o si repetir lo que él mismo escribió para ‘Infiltrados’, cinta que –recordemos- era un remake de la oriental ‘Juego Sucio’. Además, despista de tal manera la trama romántica y el personaje de Keira Knightley, forzada a repetir sus mohínes de ‘Piratas del Caribe’, que todo lo demás acaba pareciendo una anécdota arbitraria. A Monahan le seduce tanto hacer un chiste trágico a costa del destino cruel que se olvida de rematar satisfactoriamente las historias que envuelven al personaje de Colin Farrell, una de redención y otra de venganza pura y dura. Da la impresión, en definitiva, de que Monahan desgracia ese atractivo conflicto y su propia película tratando de dar una vuelta de tuerca a sus convencionalismos -más bien retorcerlos y matarlos-, en vez de jugar con ellos.

Menos mal que Colin Farrell realiza una de sus mejores y más carismáticas intervenciones en pantalla que le recuerdo, lo que es decir bastante. Ray Winstone está divertidísimo y amenazante, y David Thewlis también aprovecha las oportunidades que le sirve el guión. London Boulevard no está mal, pero podría haber sido mejor. Me pregunto si el británico Matthew Vaughn, en su faceta de director (‘Layer Cake’) habría podido vencer el pulso en cierto modo a la apisonadora Monahan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...