Crítica: Planet Terror

planet-terror.jpg

Título Original: Planet Terror
Director: Robert Rodriguez
Género: Terror/acción
Intérpretes: Rose McGowan, Freddy Rodriguez, Michael Biehn, Marley Shelton, Josh Brolin, Jeff Fahey.
Fecha de estreno en España: 3 de agosto 2007. DVD ya a la venta.

El primer segmento del díptico Grindhouse no podía resolverse con más fortuna. Y lo digo sorprendido, por que del hasta ahora casi inoperante Robert Rodriguez sólo podía esperarse uno disgustos. Pero en Planet Terror nos encontramos con un Rodriguez inspirado, verdaderamente cómodo con el material, y dispuesto por primera vez, a no entregar una chapuza al público (¿la mano de Tarantino es alargada?)

En el pequeño pueblo de Texas donde se desarrolla la acción están pasando cosas: la misteriosa presencia del ejército, una inFección que socava la carne de las víctimas, y diversos asesinatos, a cual más sangriento, parecen ser el escenario de una próxima carnicería. Diversos personajes como la bailarina Cherry, el misterioso Wray, el Sheriff Hague o el matrimonio de doctores Block se ven involuntariamente reunidos con el objetivo de sobrevivir.

Son varios los motivos que me llevan a defender Planet Terror. Lo primero, mi manifiesto mal gusto, pero lo segundo es que se trata de un film delicioso que trata de reproducir la experiencia de ver cine que sus creadores llevan grabado en el centro del cerebro. Las sesiones Grindhouse que homenajea ésta y Death Proof, (de la que nunca, nunca, debía haberse separado), son homenajeadas en toda su cutre gloria a través de los voluntarios -y deliciosos- defectos de celuloide, y tanto Rodriguez como Tarantino no sienten necesidad alguna de justificarse a sí mismos por el material que manejan, convirtiéndolo en una elaboración propia, generando un nuevo mundo de lo más sangriento y salvaje.

Por primera vez Rodriguez está atinado en las numerosas escenas de acción: olvidándose de sus trucos de montaje de tercero de básica, el director orquesta un espectáculo sin límites, barato, trepidante e inesperado. Pero lo mejor de todo es la espléndida, carismática y extremadamente bien llevada galería de personajes: interpretados todos ellos con acierto, el grupo de supervivientes es un carismático ejemplo de como hay que juntar personajes poco a poco en un film de estas características: a Rodriguez le da tiempo a preparar la acción durante una hora antes de la explosión de visceras final, y a mostrar decorados gozosamente lúgubres: ver todo lo ocurrido en el hospital, o en la barbacoa de J.T -o la memorable y cachonda pérdida de un rollo de película, en el peor momento posíble-.

La parodia planea sobre cada plano en su justa medida, y Tarantino y Rodriguez explotan sin rubor sus conocimientos de la sucia trastienda cinematográfica de la que bebe Grindhouse para hacerle a John Carpenter el mejor homenaje que éste podía tener jamás.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...