Crítica: Star Trek

Título original: Star Trek
Director: J.J. Abrams
Duración: 126 minutos
Género: ciencia-ficción
Fecha de estreno en España: 8 de mayo
Star Trek, trailer en español
Intérpretes: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Eric Bana, Simon Pegg, Karl Urban, John Cho, Anton Yelchin, Bruce Greenwood, Winona Ryder, Leonard Nimoy.
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ J.J. Abrams redefine la saga con una entrega entretenidísma y por momentos fascinante. Se abren nuevas vías para el blockbuster y la ciencia-ficción.

Hace unos años, J.J. Abrams, el cerebro tras el que se escondían triunfos televisivos como Alias o Perdidos, empezaba a redefinir las claves del blockbuster con Mision Impoible III. En aquella película (curiosamente una adaptación de una vieja y famosa serie televisiva, como Star Trek), se podían reconocer unos juegos temporales y una complejidad emocional que hasta entonces no había tenido la saga protagonizada por Tom Cruise, sin que se renunciara en ningún momento a la pirotecnia visual. Sin embargo, y el propio Abrams ha reconocido este punto, aquella era la obra de una estrella, y eso le impidió llevar hasta el final sus postulados.

En esta ocasión, el director se ha liberado de Cruise y firma una cinta que está condenada a confirmarle (junto con su equipo) como uno de los mejores creadores de ficción de principios de siglo, como un tipo capaz de ejecutar una obra a la perfección al tiempo que la dota de cierta exquisitez, pero sin permitir que nadie se aburra durante un solo segundo. Para reafirmar sus logros parece ideal la elección de un relanzamiento de Star Trek, una saga que llevaba ya muchos años desprendiendo un preocupante olor a rancio, y que necesitaba urgentemente un replanteamiento.

Y eso es lo que han llevado a cabo Abrams y sus colaboradores habituales. Es más, son muy reconocibles los rasgos de una serie como Perdidos, con un guión que no duda en adentrarse en el territorio de los viajes espacio-temporales por el que transita habitualmente la famosa ficción de la ABC. Otros elementos reconocibles son la problemática relación con la figura paterna y esos flashbacks que dotan de sentido emocional a los personajes y hacen razonables sus acciones en el presente.

Además de todo eso, Abrams no se ha olvidado de distraer al público, y lo mantiene en un clímax constante. En el reparto desfilan (como en la muy interesante Monstruoso, otra producción de la casa), una serie de caras jóvenes y bonitas pero con capacidad para lograr actuaciones creíbles (atención a Zachary Quinto, la gran revelación de la función). En el apartado musical, Michael Giacchino ha logrado una partitura sobresaliente, sin dejar de respetar el espíritu de la serie original, algo que cumplen todos los apartados del film (y que seguro agradará a los irredentos trekkies). También los elementos técnicos lucen a la perfección, dando como resultado un productos vistoso, perfectamente empaquetado.

Tal vez ese sea el punto débil de la cinta, su autoconsciencia de blockbuster bien fabricado pero completamente intrascendente. Esta es una película que será imitada en Hollywood en los próximos años, pero de la que contados espectadores se acordarán dentro de unos pocos meses. Sin embargo, lo emocionante de la propuesta está por encima de un aspecto tan banal como ese. Prepárense para digerir a gusto las palomitas, porque se lo van a pasar muy bien. Y es que el nombre de J.J. Abrams está ya más que consolidado entre los grandes creadores de entretenimiento de estos tiempos. Es alguien al que se le nota que disfruta haciendo su trabajo, y con ello nos hace felices. Todos contentos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...