Crítica: También la lluvia

critica-tambien-la-lluvia

Título: También la lluvia
Director: Icíar Bollaín
Género: drama
Duración: 101 minutos
Fecha de estreno: 5 de enero de 2011
Intérpretes: Luis Tosar, Gael García Bernal, Karra Elejalde , Raúl Arévalo, Juan Carlos Aduviri, Carlos Santos
También la lluvia, tráiler de lo último de Icíar Bollaín
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Interesante y fallida mezcla de película social y largometraje de cine dentro del cine

Icíar Bollaín ha desarrollado una carrera como directora centrada en un cine social que ha potenciado más el componente humano que el aspecto netamente político. Desde la ya algo lejana ‘Hola, ¿estás sola?’, donde abordaba el desnortamiento vital de cierta juventud a través de sus dos protagonistas, hasta ‘Mataharis’, una película que seguía los pasos de tres mujeres detectives para desmenuzar la sociedad española del siglo XXI, la cineasta ha ido dando forma a un tipo de película interesada en tratar temas candentes desde un punto más o menos intimista. ‘También la lluvia’ sigue el camino trazado en anteriores largometrajes, aunque el guion de Paul Laverty, colaborador habitual de Ken Loach y pareja sentimental de la directora, intente dar una dimensión menos intrínsecamente española y más política al conjunto.

Como ya ocurriera en películas como La mujer del teniente francés o El peso del agua, También la lluvia intenta unir las peripecias de una serie de cineastas que ruedan un filme con la historia que aborda la cinta que está filmando ese equipo de rodaje. En el caso del largometraje de Bollaín, la denominada Guerra del agua, que tuvo lugar en Bolivia a comienzos de este segundo milenio, se entremezcla de manera peculiar con el guión que ruedan un grupo de cineastas en el país latinoamericano: una trama que gira alrededor de la conquista española de América.

Laverty y Bollaín nos vienen a insinuar que, pese al paso del tiempo, sigue existiendo colonialismo, aunque no sea exactamente igual al de hace unos siglos. En la época actual tendría un cariz fundamentalmente económico, presente en la película a través de los conflictos de la guerra del Agua, provocado por la subida del precio del esencial líquido después de que la gestión quedara en manos de una multinacional,  y la propia picaresca del productor del filme, que rueda en el país hispanoamericano para reducir lunos costes que serían mucho más altos si la cinta tuviera lugar en otro lugar más desarrollado. En ambos casos nos encontramos ante el expolio de un país, algo no muy diferente a lo que hicieron los españoles en su etapa colonial.

El nexo de unión entre ambos universos, el real y el recreado cinematográficamente, es un indígena boliviano que, a la vez,  es el cabecilla de los responsables de la revuelta popular y el protagonista aborigen de la  producción española que se está rodando en Bolivia. Sin  embargo, pese a sus buenas intenciones, los responsables de También la lluvia no terminan de entrelazar bien ambas historias. Se observa que ése es el propósito, pero la trama del filme que rueda el equipo de cine de la película está presentada de una manera tan esquemática que termina resultando más anecdótica que verdaderamente representativa.

Por otra parte, la evolución de dos de los personajes principales está tratada con suma torpeza. No es demasiado creíble que el productor del filme, interpretado por estupendo Luis Tosar, pase de ser un verdadero cínico a implicarse con el drama social del país donde está rodando en apenas un par de planos. Lo mismo ocurre con el director, encarnado por Gael García Bernal, que se nos presenta en un principio como un realizador concienciado para, sin apenas explicación, transformarse en un cineasta al que sólo le importa salvar el culo.

No obstante, pese a sus numerosos defectos, el filme de Bollaín se sigue con curiosidad gracias a un más que sólido reparto y a la habilidad de Bollaín como realizadora. Especialmente reseñable es la actuación de Karra Elejalde, simplemente magnífico como un actor descreído y borrachín de vuelta de todo y bastante crítico con el denominado cine social.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...