Crítica: The Box

Crítica: The Box

Título: The Box
Director: Richard Kelly
Género:Terror, Ciencia-ficción
Duración: 115 minutos
Fecha de estreno: 6 de noviembre
Intérpretes: Cameron Díaz, James Marsden, Frank Langella
The Box, tráiler y póster en español
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Fallida, pedante y aburridísima película de aquel director que nos fascinó con ‘Donnie Darko’.

¿Conocen el término one-hit wonder?  La expresión anglosajona se utiliza para denominar a aquellos cantantes y músicos conocidos por el éxito de un único single. Si aplicáramos esta terminología al cine, Richard Kelly sería un perfecto one-hit wonder. Casi todos estamos de acuerdo en calificar a Donnie Darko como una rareza de indudable magnetismo. Por el contrario, no hay que ser un genio para ver que el guión de ‘Domino’, aquel delirio de Tony Scott escrito por Kelly, no era precisamente una maravilla, aunque parecía una obra maestra si la comparamos con esa tontería llamada ‘Southland Tales’, la segunda obra como realizador de largometrajes de este director norteamericano.  Ahora, después de estos dos enormes tropiezos, Kelly lo vuelve a intentar con The Box, una adaptación muy libre de «Botón, botón», un relato muy breve de Richard Matheson, uno de los clásicos de la literatura del terror y la ciencia-ficción del último medio siglo.

El resultado es otro gran batacazo. Kelly, que ejerce también de guionista, cuenta con un punto de partida más que interesante: una pareja recibe la visita de un extraño hombre que les ofrece la posibilidad de ganar un millón de dólares si aprietan el botón de una extraña caja. No obstante, a cambio de recibir esa suma, una persona en el mundo morirá. El filme se convierte de esta manera en una metáfora de la tambaleante moral del ser humano, porque, como habrán adivinado, el matrimonio, y más concretamente la mujer, presiona el famoso mecanismo. Desde ese momento, la mala conciencia de la parejita y una extraña cohorte de ayudantes del extraño hombre de la caja empezarán a hacerles la vida imposible. Contada así la película parece apetecible. Sin embargo, Kelly se encarga de narrarlo todo de la peor manera posible. El responsable de Donnie Darko se detiene demasiado en asuntos que terminan teniendo un valor mínimo en la trama sin explicar convenientemente otros, como el extraño giro a los terrorios de la ciencia-ficción más ramplona que la película  toma en su segunda parte.

Kelly se demora en los problemas económicos de los esposos y en sus relaciones familiares sin que éstas terminen de importar demasiado. Por otra parte, los aspectos meramente fantásticos,  como toda la trama relacionada con el grupo de omnipresentes siervos del extraño hombre de la caja, parecen sacados de una película mala de serie B, aunque se intuya que Kelly haya querido crear un extraño y malsano clima donde los tortolitos parezcan acorralados en todo momento. Sin desvelar la sorpresa final -algo tonta, por cierto-, el largometraje  comienza a caer en sus últimos minutos en un verdadero despropósito que termina por alejarnos definitivamente de la pantalla. Tampoco ayudan a aumentar el interés de la cinta  las terribles interpretaciones de Cameron Díaz, en su  nada creíble encarnación  de  una profesora tullida,  y un pétreo James Marsden, demostrando que tiene una variedad de registros que van de la A a la B. Sólo un elegante y amenazante Frank Langella parece provocar algo de inquietud en el espectador.

En resumen, The Box decepciona y aburre por su incapacidad para llevar a buen puerto un punto de partida prometedor que termina naufragando en una farragosa trama de perfiles casi apocalípticos, donde las reflexiones sobre la naturaleza egoista del ser humano se convierten en agua de borrajas ante un guión que navega sin rumbo durante gran parte del metraje. Como decíamos al principio de este texto,  Richard Kelly va camino de convertirse en un one-hit wonder.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...