El catalán Ricard de Baños

estudis2.jpgEl catalán Ricard de Baños (1882-1939) marchó a París a principios de siglo para aprender el nuevo oficio del cine en la productora Gaumont. De regreso a su Barcelona natal en 1904 debutó como documentalista, rodando escenas de zarzuelas sonorizadas con discos como El dúo de la Africana y Bohemios. Más tarde se asociaría con su hermano Ramón de Baños, instalando un laboratorio para el revelado y tiraje de copias ; comenzando a trabajar para la productora Hispano Films.

estudis1.jpgLa mejor etapa de los hermanos Baños es la segunda mitad de los años diez. Gracias al éxito obtenido por La Malquerida (1914), primera adaptación de la obra teatral homónima de Jacinto Benavente, consiguen la fuerza económica suficiente para separarse de Alberto Marro y en 1916 crean la productora Royal Films. Según la creciente moda de la época comienzan a realizar largometrajes, con dirección de Ricard de Baños y fotografía de Ramón de Baños, para su nueva productora. Ruedan El idiota de Sevilla (1916), Sangre y Arena (1916), primera versión de la novela del mismo nombre de Vicente Blasco Ibáñez codirigida por el propio autor, Juan José (1917), sobre el drama de Joaquín Dicenta, La sombra del polaco (1917), Fuerza y nobleza (1918), La cortina verde (1920), Don Juan Tenorio (1921), sobre el famoso drama romántico de José Zorrilla. Pero entre todas estas películas destaca Los Arlequines de Seda y Oro.

Posteriormente, Ricard de Baños sólo trabaja como director de fotografía, tanto en solitario como en compañía de su hermano. Sin embargo, dirige una última película, El relicario (1933), la única sonora de su filmografía, pero su fracaso le hace retirarse. Cosa que no impide que sea uno de los más importantes pioneros del cine español.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...