Fama, recuerda mi nombre…

“I’m gonna live forever…
I’m gonna learn how to fly…
I feel it coming together…
People will see me and cry…”

Fue allá sobre los años 80 cuando descubrí la serie que me acompañó y llenó de emocionesfama.jpg mis años de adolescente: FAMA. Con ella visitaba, en cada episodio, la Escuela de Artes Escénicas de Nueva York, donde un grupo de jóvenes, todos muy distintos entre si, movían en mí toda clase de sentimientos con cada nota, con cada gesto, con cada paso de baile que daban.

Todo empezó en 1980, cuando Alan Parker estrenó “Fama” con gran éxito, la película de la que nació la serie homónima en 1982. La serie triunfó también en televisión, y se mantuvo en antena a lo largo de cinco temporadas. Y en esos cinco años pudimos compartir de la lucha de una serie de jóvenes de diferentes razas y culturas, pero que compartían todos el mismo sueño: el de triunfar como artistas en un mundo donde la competencia es demasiado dura y sólo sobreviven los que más suerte tienen.

Cada temporada, por supuesto, había cambios pues se despedían algunos personajes, dejando hueco a nuevos aspirantes, pero siempre manteniendo la misma fórmula: ilusión, pasión y mucha música. Algunos, como Danny Amatullo, (Carlo Imperato), que iba para cómico, y Leroy Johnson, (Gene Anthony Ray), uno de los mejores bailarines que he visto nunca, se mantuvieron hasta el último episodio y otros, como Nicole Chapman, protagonizada por Nia Peeples, sólo estuvieron en algunas de ellas. La mayoría de los de la generación de los 70 aún recordamos emocionados las palabras de la profesora de baile Lydia Grant, (Debbie Allen): “Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar: “con sudor”.


Entre el elenco de artistas que pasaron por Fama encontramos a Janet Jackson, en sus comienzos, que hacía de Cleo, con vocación de cantante pero demasiado tímida, a Cynthia Gibb, que protagonizaba a Holly Laird, muy educada y de buena familia que se había enfrentado a una madre autoritaria, o a Carrie Hamilton, hija en la vida real de Carol Burnett y que murió a los 38 años de cáncer, y cuyo papel era el de Reggie Higgins, alocada, simpática, y la más rebelde en cuanto a su aspecto.

fama2.bmp

Otras series han tratado de seguir sus pasos, pero sin tanto éxito. Recuerdo ahora mismo la española “Un paso adelante”, que causó cierto revuelo entre la juventud, pero cuyas actuaciones musicales, en mi opinión, resultaban tremendamente frías y calculadas. Y en cuanto a películas recientes, encontramos que en el 2006 se estrenó “High School Music” que sí que goza de cierta calidad musical, pero que carece de buenos diálogos o enseñanzas dignas de recordar.

Por diferentes puntos de España podemos hoy disfrutar de la gira de “Fama, El musical”, basada en la película origen de este fenómeno televisivo de los 80. Si tienes ocasión, no te lo pierdas…

“I’m gonna live forever…
Baby remember my name…”

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...