Festival de Cine de San Sebastián

Cartel 55º Edición Festival de Cine de San SebastiánLa sencillez y sensibilidad intimista, pausada y tierna de una historia que pone en evidencia las diferencias y dificultades de entendimiento entre dos mundos y dos generaciones ha proporcionado al realizador chino Wayne Wang la Concha de Oro de esta 55ª edición del Festival de Cine de San Sebastián.

Con “A Thousand Years of Good Prayers” (Mil años de oración), este director nacido en Hong Kong y afincado en EEUU, vuelve sobre los pasos de sus producciones más personales e intimistas como “Smoke” (1995) o “Blue in the face” (1995), reencontrándose, esta vez como jurado, con el que fuera su amigo y ulterior enemigo Paul Auster, lo que no ha dejado de suscitar muchas suspicacias, y alejándose de la vía estrictamente comercial ante la cual le hemos visto claudicar con títulos como “El club de la buena estrella” (1993) o “Sucedió en Manhattan” (2002).

Esta cinta se inspira en una de las diez historias que la joven escritora pekinesa Yiyun Li recrea con aire melancólico y austero en “Los buenos deseos”, una colección de cuentos que combina la tristeza, el dolor y la crítica contra la Revolución Cultural que padeció como heredera de la matanza de Tiananmen en campos de adiestramiento y reeducación política antes de emigrar a EEUU.

“Mil años de oración” recoge también otro galardón a través del casi octogenario y eterno secundario Henry O, quien ha obtenido la “Concha de Plata” al mejor actor por su interpretación del protagonista, el señor Shi.

La actriz española Blanca Portillo, de quien recuerdo su excepcional interpretación teatral en “After Play” de Brian Friel, se ha hecho merecedora de la “Concha de Plata” a la mejor intérprete femenina por su labor en “Siete mesas de billar francés” en detrimento de una, dicen las críticas solventes, espléndida Maribel Verdú que tras su ausencia de la gran pantalla durante tres años no termina de tener una merecida satisfacción en forma de premio.

El guión de “Siete mesas de billar francés” nacido como una idea telegráfica que hizo llegar Gracia Querejeta en un escueto sms a su guionista David Planell, ha obtenido el premio al mejor guión ex-aequo con John Sayles por “Honeydripper” a pesar de lo desequilibrado en la primera y la falta de relieve de la segunda que apuntan las primeras críticas.

El Premio Especial del Jurado fue a manos de “Buda explotó por vergüenza”, de la jovencísima directora iraní Hana Makhmalbaf (Teheran, 1988), quien en un trabajo de buenas intenciones nos hace llegar la tragedia desgarradora de la vida en Afganistán a través de una niña que pugna por aprender a leer, y cuya intérprete Nikbakht Noruz ha causado una muy grata sensación.

La Concha de Plata al mejor director ha sido para el veterano realizador británico Nick Broomfield por su controvertida y sensacionalista “Batalla por Hadithza”, cinta dura e impactante próxima a lo que se viene en llamar neo-documental que nos cuenta de manera veraz pero con algún tinte de justificación y tópicos recurrentes la masacre de 24 civiles entre mujeres y niños acaecida en Irak a manos de marines estadounidenses allá por noviembre del 2005.

El premio para la fotografía ha recaído en las imágenes magistrales de la delirante “Exodus”, del joven y prolífico director chino Ho-Cheung Pang, que nos presenta en esta ocasión una historia tan atípica como corresponde a la escuela oriental de la que es fiel reflejo.

El Premio Nuevos directores fue para la película Soul Carriage (Alma con destino), de Conrad Clark, formado cinematográficamente en Londres y antropólogo especialista en cultura china, quien para llevar a cabo este primer largometraje ha desarrollado una investigación de campo de dos años en China.

Para finalizar recordar que el premio del público fue para “Caramel” de la directora libanesa Nadine Labaki que lleva a la palestra la problemática social a la que se enfrentan las mujeres modernas libanesas.

En definitiva, y aunque Mikel Olaciregi, director del certamen, reivindicaba una mayor presencia de la calidad de la programación sobre el glamour, toda apunta a que se ha empezado a recuperar parte de lo segundo pero, con la salvedad del máximo galardón, muy poquito de lo primero con cintas muy previsibles y ninguna apuesta de riesgo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...