Jean-Pierre Jeunet y la belleza visual

Jean-Pierre Jeunet es uno de los mejores directores vivos, con películas como ‘Delicatessen’, ‘Amélie’ o ‘La ciudad de los niños perdidos’. Hacemos un repaso a su filmografía.

Jean-Pierre Jeunet durante el rodaje de Micmacs à tire-larigot

Jean-Pierre Jeunet durante el rodaje de Micmacs à tire-larigot

Jean-Pierre Jeunet, nacido en 1953 en Francia, es uno de mis directores favoritos por ser de los pocos que hoy día son capaces de mezclar de manera impecable una imaginación desbordante, un estilo propio y un nivel de calidad ciertamente alto. Raro es el autor que consigue aunar la rentabilidad del cine comercial con su visión personal de temas más o menos elaborados, y aquí es donde mejor se desenvuelve Jeunet, el nombre más conocido del panorama cinematógrafico francés en la actualidad.

Jeunet es un tipo que se hizo a sí mismo, empezando de forma modesta con anuncios y vídeos para televisión. Empezó a entrar en el mundo de cine dirigiendo algunos cortometrajes de animación, hasta que finalmente en 1991 da el salto a la gran pantalla con ‘Delicatessen’, una película que no sólo es su ópera prima (codirigida con su amigo Marc Caro), sino uno de sus mejores trabajos hasta la fecha; no es su mejor película, pero sí increiblemente imaginativa en prácticamente todo su planteamiento.

‘Delicatessen’ es una historia extraña, una comedia negra protagonizada por una comunidad de vecinos que vive en un destartalado edificio en medio de una explanada, cuyo dueño es el carnicero del bajo. A esa comunidad llega un vecino nuevo, circense, y a partir de ahí se inicia una serie de situaciones en torno a un tema que no quiero mencionar por no destripar una historia que me gustó mucho, aunque no es del todo original. Me veo obligado encarecidamente a recomendar que no se busque información sobre esta película en internet, pues en casi todos sitios donde hay reseñas se destripa la mayoría de su argumento, destrozando en gran medida una historia que se narra muy bien por sí misma. El protagonista de la película es Dominique Pinon, actor fetiche del director y gran profesional con unas dotes sobrehumanas para expresar una gran cantidad de cosas, tan sólo con sus peculiares rasgos faciales.

A la izquierda, Dominique Pinon

A la izquierda, Dominique Pinon

Lo que más llama la atención del cine de Jeunet, a priori, es el mimo por el detalle visual, con un estilo que aunque varía en cada película que hace (fundamentalmente por el director de fotografía que trabaje con él en cada caso), es siempre claramente reconocible. Como ocurre con otros directores expertos en recrear la fantasía desde su propio prisma como pueden ser Tim Burton, Terry Gilliam o Guillermo del Toro, Jean-Pierre Jeunet se rodea de actores con quienes le es más cómodo trabajar, con físicos peculiares y que comprenden su forma de ver las historias. Mediante el uso de maquillaje, fotografía con contrastes marcados y un tono de color concreto elegido para representar cada historia, Jeunet consigue que cada fotograma sea suyo, mezclándo los términos del cine de autor y el cine comercial. Ésta obsesión por lo visual es la herencia de un pasado fundamentado en videoclips y cortometrajes de animación, llevado ahora a otro nivel al contar con actores reales. En sus propias palabras: “No se qué motiva a los otros directores, pero yo, si me levanto cada mañana para venir a un rodaje, ¡es para realizar el más bello film de la galaxia! Si no, no merece la pena”.


La ciudad de los niños perdidos

La ciudad de los niños perdidos

Su segunda película, también junto a Marc Caro, es ‘La ciudad de los niños perdidos‘, un cuento maravilloso de los de toda la vida, con huérfanos, secuestradores y un tipo enorme, ambientado en una extraña ciudad muy oscura, a medio camino entre lo urbano y lo barroco, pero rodeado de un halo de fantasía que envuelve desde el primer minuto de película. El argumento trata de un hombre que, encerrado en una plataforma sobre el mar, envejece prematuramente debido a que no es capaz de soñar. Para mantenerse vivo, rapta a niños de la ciudad para poder robarles los sueños. Una niña, acompañada de un tipo tan enorme como ingenuo interpretado por Ron Perlman, tendrán que enfrentarse al misterio de los niños perdidos y escapar.

Tras esas dos evidentes muestras de buen hacer por su parte, Hollywood le llamó. Querían a ese genio visual contando sus historias, y la primera oferta que aceptó fue para, al igual que otros grandísimos directores de cine como Ridley Scott o David Fincher, demostrar que se sabe desenvolver también en el terreno más comercial, rodando ‘Alien: Resurrección‘, la cuarta entrega de la saga. No quiero extenderme mucho en este punto, porque hablar de Alien sin contar las cientos de cosas que me encantaría decir sería absurdo, así que me limitaré a decir que si ‘Alien 3‘ recuperaba el estilo opresivo y cerrado de la primera, ésta cuarta entrega recupera la acción sin concesiones y el todo vale de la segunda. Pese a todo lo que se ha dicho, y es mucho, la considero una muy digna secuela, una muy buena película de acción y de ciencia-ficción, y además la mejor de las cuatro en lo que se refiere a personajes carismáticos (obviando, evidentemente, a la teniente Ripley).

Le fabuleux destin d'Amélie Poulain

Le fabuleux destin d'Amélie Poulain

Tras una película tan comercial y destinada a las grandes masas, Jeunet cambió de tercio radicalmente para construir la que sería su mejor película hasta la fecha con diferencia, e incluso me da miedo pensar que no la llegue a superar: ‘Amélie‘. La historia del fabuloso destino de Amélie Poulain es una de mis películas favoritas de todos los tiempos, una imprescindible que jamás falta en mis recomendaciones, absolutamente redonda y perfecta en todo excepto en el hecho de que Amélie sea un personaje ficticio y nos perdamos la tremenda oportunidad que sería poder conocerla de verdad. Se trata de la película más personal y más emotiva del director, pese a no ser ningún drama ni incitar a la pena en ningún momento, sino todo lo contrario: alegría. Alegría por vivir, por ser quienes somos y por poder disfrutar al máximo de cada mágico segundo de vida, precioso y perfecto si los ojos que lo miran son los de alguien con el optimismo de Amélie, una camarera de Montmartre que un buen día decide que va a intentar ser mejor persona ayudando a los demás. No me canso de verla porque cada fotograma destila puro amor en sus sentidos más puros, es bonita, divertida, original y se desarrolla en una ciudad que siempre me ha fascinado, Paris. Es una medicina para el alma.

Desafortunadamente, el éxito tan enorme que la película tuvo le llevó a construir una muy similar en cuanto a estilo poco después, ‘Largo domingo de noviazgo‘, basada en una novela de Sébastien Japrisot. Repite papel protagonista Audrey Tatou, en un papel de una chica que espera a su prometido que ha desaparecido durante la Primera Guerra Mundial, y ella se resiste a creer que ha muerto. Un drama muy sólido con intepretaciones realmente buenas, con una historia muy bien contada, pero que adolece de un mal terrible, el meter reminiscencias del estilo que utilizó en ‘Amélie’, que no son acordes a una historia tan seria, y que llevó al público a hacer evidentes comparaciones. En cualquier caso, no es de mis favoritas pese a no ser mala en absoluto.

Micmacs à tire-larigot

Micmacs à tire-larigot

Actualmente está terminando el proceso de post-producción de su próxima película, que se estrena el 28 de octubre en Francia, ‘Micmacs à tire-larigot’ (que vendría a ser algo así como ‘Un montón de chanchullos’), una comedia satírica en la que un grupo de amigos se deciden a acabar con dos empresas armamentísticas. La verdad es que no se sabe demasiado, pero todo apunta a que la película apuntará más o menos hacia donde lo hacía ‘El señor de la guerra‘, pero con el tono desenfadado y los estrambóticos personajes tan comunes en el cine de Jeunet. Por cierto que en esta ocasión el director de fotografía es el japonés Tetsuo Nagata (‘Splice‘, ‘Blueberry‘, ‘Paris, je t’aime‘). No hay más que echar un ojo a su filmografía para entender por qué estoy deseando que llegue octubre y poder ir al cine a ver uno de los estrenos que más impacientemente espero desde hace tanto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...