¡¡ Jesús te quiere !!

La última Cena
Foto extraída de About:Blank

¡Huala! Pues qué bien, ¿no? Es bueno que haya alguien que te quiera y que de cuando en cuando, despierte en tu interior esa autoestima que siempre ha de ser despertada por otros, y no por uno mismo, porque amigos, esto es España y como se te ocurra decir que te ves bien, siempre habrá alguien que ponga en duda que eso sea así… y después se lo dirá a otro, y éste a otro más y al final… ese optimismo con el que te has levantado se convierte en una visita a urgencias porque te has visto un lunar que bien podría ser un cáncer de piel galopante, o que el flequillo que no te ha quedado hoy como ayer, se convierta en el aviso de una alopecia descomunal con la que moriría de un infarto el mismísimo Yeti.

Lo que sí que es un hecho, es que ¡Jesús te quiere!

Y en Semana Santa, te va a querer hasta atragantarte o hasta que saque de tu interior ese cristiano que no habías visto desde el bautizo, porque un servidor no hizo la primera comunión y a la hora de desposarse, optó por el método civil, que es muchísimo más divertido y en el cual te dan un número y una hora, y ves cómo otras parejas se casan esa misma mañana en un intento de simular una boda Elvis en las Vegas, o de batir un nuevo récord de los Guinness como el de reunir a todas las Pilares de Zaragoza en la Plaza del Pilar, ¿dónde si no?

Por más que se obstinen nuestros políticos en subrayar que España es un país Laico, es llegar la Semana Santa, y oye, que cual juerguistas en los Carnavales, homosexual en el día del Orgullo Gay o maestros y profesores en Navidades, nos entra en estos días una fe religiosa indescriptible. Una fe que nos saca a las calles a tragarnos todos los pasos, los empujones y apretujones entre mares de multitudes, y el olor de la cera de los cirios o el incienso del botafumeiro al que deberían poner un sello de las Autoridades Sanitarias con las leyendas de: “este botafumeiro y su contenido perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor” o el de “proteja a los niños: no les haga respirar el humo del botafumeiro”.

Si por el contrario decides no salir de casa para no sufrir todo lo anterior, la Semana Santa se venga de ti sin contemplaciones. Va a saco. Se te mete por la retina y abotarga el cerebro gracias a los cambios en las parrillas de las programaciones de todas las cadenas de nuestro país. Y cuando digo de todas, me refiero exactamente a eso: a todas.

Si piensas viajar estos días al extranjero, has de saber que este fenómeno salta fronteras sin necesidad de papeles, pasaportes o cayucos. Funciona exactamente como en The Ring. Algún desgraciado de una cadena coge la cinta, la mete en el reproductor, le da al play y ¡ZACA! Cuatro horas de Ben Hur con sus cortes publicitarios correspondientes. Sí, vale, puede que si estés en Italia, te toque ver Ben Hur en italiano, pero corcho, hemos visto Ben Hur tantas veces que nos la sabemos de memoria, ¿no?

Un amigo intentó no pasar por ello, y se propuso tragarse las seis películas de Star Wars, pero cuando llegó la carrera de vainas de La Amenaza Fantasma, comenzó a gritar “¡Es Ben Hur, es Ben Hur, es el jodido Ben Hur!”, y los del SAMUR le inyectaron 50 miligramos de Tranxilium y se puso a cantar el One Day I’ll Fly Hawai de Moulin Rouge que le duró varias horas.

Las películas de romanos o corte religioso saltan como pirañas al culo de una desprevenida bañista en estos días de asueto en los que, elijas playa, montaña o viaje al extranjero, irán a por ti para agitar ese mini-cristiano que llevas dentro y aletargado, cual alien, a la espera de reventarte el pecho mientras comes espaguetis a la carbonara con un grupo de amigos a los que de por seguro, les aguarás la fiesta.

Si pensabas que durante estos días podrías ver por fin esos programas que se emiten a altas horas de la noche y que no ves durante el resto del año por cuestiones laborales, vas de culo, amigo. Como he dicho antes, algo ocurre en la programación de las cadenas televisivas de nuestra ESPAÑA LAICA, para que la fe en Dios nos posea a todos como a la pobre Regan de El Exorcista en un loop de vómitos de blandiblú.

Hasta La Cuatro… la cadena del Grupo Prisa, ha terminado por sucumbir ante la cruz, como Nosferatu cuando Van Helsing la esgrime ante sus narices y les suelta unas cuantas frases chulescas para humillar al pobre vampiro. Sí, niños y niñas… Dios estará en todas las cadenas de televisión esta Semana Santa, y hasta me permitiría decir que en Telemadrid se producirán apariciones Marianas y algún que otro exorcismo con Sánchez Dragó y la vampiresa que le acompaña, antes conocida como “la chica de la Bolsa”, no porque fuera con una bolsa a todas partes, sino porque era la encargada de darnos tooodas las malas noticias procedentes del Mercado Bursátil.

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina… y ni el bañador, el bronceador o los calamares fritos bien regados con una caña, te van a proteger de la Cruzada Religiosa que se nos avecina…

Mi consejo: haz acopio de dvd’s para verlos en el portátil (si es que vas de viaje), carga en tu mp3 algunos discos de la Amy Winehouse (and I say, nooo, nooo, nooo…), o métete en vena varias temporadas de tu serie favorita y recuerda: si vas tranquilamente andando por la calle y hueles a incienso… ¡¡¡corre en dirección opuesta!!! ¡¡¡Corre, Forrest, corre!!!

Dios estará en todas partes, pero tú tienes el mando para ver lo que quieras.
Por una Semana Santa sin Peplum, Túnicas Sagradas, Pasiones de Cristo o Exorcismos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...