Kung Fu Panda

Kung Fu Panda (2008). La historia de un Panda que quiere seguir sus sueños y que tiene una oportunidad que no dejará que se le vaya de las manos a base de esfuerzo.

Cada vez que iba al cine, en las imágenes previas entre publicidad y trailers, había visto el avance de la película Kung Fu Panda y a diferencia de otras películas como Wall-E o Toy Story, con esta no tuve un amor a primera vista con todo el concepto de la animación que planteaba.

Después sin pensarlo y ya que había visto publicidad en una revista de tiendas por departamentos sobre los títeres, camisetas y demás cosas de Kung Fu Panda que les gustaron a mis sobrinos, me animé por llevarlos a verla, pero basada más en sus entusiasmos que en unas ganas por ver la película.

Es más, ya había incluso olvidado que las voces originales correspondían a estrellas de Hollywood del tamaño de Jack Black, Dustin Hoffman, Angelina Jolie, Seth Rogen o Jackie Chan, cosa que recién recordé cuando salieron los créditos finales de la película. Y allí recordé todo el asunto de Jack Black y su indiscreción por haber anunciado que los bebés de Jolie y Pitt serían gemelos y las fotos tan graciosas que se publicaron de ellos durante el festival de Cannes.

Pero sin dudarlo diría que esta película me dio una grata sorpresa y fue muy grato poder verla, estuve al borde de perdérmela, pero definitivamente me dio más en todo sentido de lo que verdaderamente esperaba.

Lo que sí claramente es una pena, es que al ser una película para niños y yo ir con niños a verla, no podía optar por una versión subtitulada y es más, creo que ni había una disponible en los cines. Pero me hubiera gustado disfrutar de esa sazón que le ponen los personajes originales con sus voces, en especial en el caso de Jack Black y Seth Rogen, que son divertidísimos en papeles de doblajes. Pero ni modo, sin dudas esperaré que se lance el Dvd para poder disfrutar de sus voces, aunque pase algún tiempo más para que ello suceda.

[Alerta de Spoilers, podrían ser revelados algunos detalles sobre la trama]

Po es un oso Panda que ayuda a su padre en un restaurante. Por cierto, su padre es un pato y obviamente podemos deducir que Po es adoptado, pero punto aparte, Po trabaja ayudando a su padre en un restaurante de sopa de fideos que ha pasado de generación en generación desde que uno de sus antepasados se lo ganó en un juego. Ahora en serio, este gran Panda sueña con ser un gran peleador del arte del Kung Fu y unirse a los cinco furiosos entrenados por el maestro Shifu.

En este punto muchos pensarán, pero un Panda… practicando Kung Fu y volviéndose un experto en las artes marciales, pues todo parece indicar que si no fuera imposible, pues sería un gran y arduo trabajo lograrlo.



Pero allí están los sueños y uno tiene que perseguirlos, esta historia, aunque no crean me hizo recordar un poco a mi y a esa lucha de por los sueños propios, si no fuera por mi persistencia hoy estaría dedicándome a otra rama totalmente distinta de escribir, a pesar de que había invertido cinco años de mi vida estudiando una carrera relacionada con las letras, pero mi sueño era escribir y aposté por él y hoy escribo porque es lo que me gusta hacer y puedo pasarme todo el día en frente de la computadora escribiendo e igual soy muy feliz. Con mi otra rama, que también invertí tiempo estudiando en paralelo a la carrera de letras, hubiera ganado más dinero del que percibo ahora, pero la pregunta es: ¿Me sentiría feliz haciendo eso y sabiendo que haría eso por el resto de mis días? Pues no. Y saber eso me costó tiempo y riesgo, pero quien no los toma nunca sabrá quien es verdaderamente ni hasta donde puede llegar.

Po siente y piensa lo mismo, él ama el Kung Fu y quiere que ese sea su camino de vida, es decir quiere dedicarse a las artes marciales, pero tiene un medio primero de decepcionar a su padre o de no ser lo que los demás esperan de él. Cuando Po es escogido para ser el elegido que luchará en caso de que Tai Lung regrese, él se siente inseguro acerca de lo que puede lograr, sin embargo gracias a su maestro y su empeño puede ver en sí aquel lado que le va a permitir hacer que venza cualquier batalla que esté en su camino. Y esa es una gran enseñanza para los niños, pues siempre debemos ser perseverantes y nunca rendirnos.

Po es elegido como el Guerrero Dragón por accidente, cuando entusiasmado se acerca a ver quien de los cinco con gran entrenamiento de años podía ser el elegido.

Cabe resaltar también el hecho de que al comienzo Po fue duramente rechazado, en palabras del maestro Shifu, nadie podía creer que un Panda gordo y torpe pudiera unirse al selecto grupo de guerreros especializados en las artes marciales y menos que podría vencer al malvado Tai Lung.

No soy muy fanática de las películas de artes marciales, pero he visto algunas cuantas y puedo decir que en el fondo Kung Fu Panda sigue el mismo argumento principal que las películas normales de acción y artes marciales, sólo que aquí se le añade el humor a borbotones y obviamente es animada.

Lo bueno, y esto va para niños y mujeres, es que esta película no te mete por los ojos esa acción tan primitiva de ver a dos hombres golpeándose, así sea esto con mucho estilo, como lo es el Kung Fu, en realidad y lo que estudian los niños en las academias de Kung Fu es un arte más demostrativo que eficientemente práctico como de defensa personal, aunque el entrenamiento podría servirle al niño para que cuando grande tenga más destreza y esas cosas, pero no creo que lo emplee los movimientos del Kung Fu para vencer a un ladrón, aunque si podría emplear su rapidez mental para pensar en movimientos a realizar si se encuentra en una situación de pelea de la cual quiere salir triunfante.

Y al final de la película, sacando cuentas, yo al menos puedo decir que efectivamente, esta es una película cómica por excelencia que me hizo reír muchísimo y no sólo a mi, sino a muchos adultos en la sala del cine, se notaban las risas, así que es altamente recomendable para todo tipo de público.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...