Crítica: La casa de mi abuela

Dosier_front

Título: La casa de mi abuela
Año: 2005
Duración: 79 min.
Género: Documental, ficción
Director: Adán Aliaga
Guión y fotografía: Adán Aliaga
Intérpretes: Marina Pastor, Marita Fuentes, Elena Pastor, Rosa Zornoza , J. Carlos Pastor
Música: Vinçent
Montaje: Nacho Ruiz Capillas, Miguel Garví
Distribución: Sorolla Films
Web oficial: www.lacasademiabuela.info

El realizador alicantino Adián Aliaga, quien ya estuvo como miembro del jurado en la última edición del New European Film Festival de Vitoria (NEFF) ha vuelto de nuevo a la ciudad, pero en esta ocasión lo ha hecho en el marco de la III Muestra de Cine y Derechos Humanos, donde participa con su primer largometraje «La casa de mi abuela», trabajo que viene precedido de muchos e importantes premios, dígase, por no mencionar todos, el premio Joris Ivens en el Festival Internacional de Documentales de Amsterdam o el premio especial del Jurado en Hot docs en Canadá.

«La casa de mi abuela» es una obra inusual por múltiples razones, aunque quizá lo que más puede sorprender es el éxito que está cosechando festival tras festival una película a caballo entre el documental y la ficción puesta en pie con un presupuesto francamente modesto y nacida sin una finalidad preconcebida, allá cuando un buen día Adán empezó a grabar a su abuela con su modesta cámara de vídeo impulsado por un sentido deseo de homenajear a esa generación abnegada y por la intuición de que sin duda allí había una buena historia que contar.

No será hasta la fase del primer montaje, después de tres años de grabaciones, cuando toma cuerpo el guión que estructurará las 6 horas de material seleccionado. Tal es así que incluso durante el propio montaje se siguieron rodando algunas escenas. Sólo entonces la historia autobiográfica del propio realizador empieza a dibujar su perfil definitivo con su abuela como eje principal pero con el contrapunto de una nieta (alter ego del director) que, según indica el propio realizador, incorporó después de un año de rodaje, con el fin de generar contrastes y situaciones conflictivas.

Aunque todas las sinopsis apunten a la relación entre abuela y nieta como eje conductor de la cinta, el verdadero protagonista de «La casa de mi abuela» es la casa en la que la abuela ha vivido toda su vida y las vicisitudes que se dan entorno a ella. Así pues la historia se vertebrará entorno a una serie de episodios domésticos engarzados en forma de atrayente collage (San Vicente de Raspeig, la noticia, ratitas, próxima construcción, flores secas,…).

En este ambiente, Adán recreará los recuerdos de su infancia en un cuadro que retrata con poesía, frescura y si se quiere incluso con una pudorosa impudicia, permítaseme la contradictoria expresión, muchos de los aspectos que han marcado a toda una generación como puede ser, por citar uno,la imposición religiosa a machamartillo que tantos sentimientos de culpabilidad ha generado. En este sentido Adán nos obsequia con una sabrosísima secuencia escatológica, donde el grupo de amigas viudas de la abuela debaten sobre Dios y los ángeles en una clásica y fascinante tertulia vespertina con té, pastitas y brebajes espirituosos. De lo mejorcito de la película.

Adan_Aliaga

Nos recuerda el realizador que ya está disponible en DVD una edición especial, editada por Cameo, que recoge sus cortometrajes: «Un día cualquiera» y «Diana», así como una entrevista con el director, secuencias eliminadas, Premios/Festivales, ficha técnica, ficha artística, filmografías destacadas y el consabido tráiler.

En estos momentos Adán Aliaga trabaja en la consecución de uno de sus sueños creativos, como es el de la adaptación cinematográfica del comic «Estigmas» de Mattotti y Piersanti, uno de los comics de autor que más le han marcado. Ya está en plena tarea de preproducción, ultimando casting y localizaciones y es previsible que para final de año esté todo listo para empezar a filmar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...